Una encuesta aplicada en más de 60 países, incluyendo Colombia, encontró que 94% de los arquitectos, ingenieros, contratistas, consultores y propietarios tienen algún grado de vinculación con las prácticas de construcción sostenible.


Un reciente estudio de McGrawHill Construction demuestra que el notable crecimiento del mercado de la construcción sostenible no es un fenómeno aislado o atribuible a una región del mundo, condición económica o cultural. Una encuesta aplicada en más de 60 países, incluyendo Colombia, encontró que 94% de los arquitectos, ingenieros, contratistas, consultores y propietarios tienen algún grado de vinculación con las prácticas de construcción sostenible. Sobresale también de este estudio que 51% de estos profesionales espera que hacia 2015 más de 60% de sus proyectos sean sostenibles, un porcentaje superior a 13 y 28% registrados para 2009 y 2012, respectivamente.

Sin embargo, un tema en el que debe trabajar más la industria es en el de empleo de mediciones de desempeño de sus intervenciones sostenibles. La encuesta encontró que 37% no emplea esas mediciones con regularidad, lo cual explica por qué a veces registramos en la descripción de proyectos unas palabras verdes sin verdadero fondo. Desde el CCCS creemos que este es un tema que la industria colombiana debe tomar con la mayor seriedad.

Al explorar las razones por las que la industria global está yendo hacia la sostenibilidad, la encuesta encontró que sus detonantes dependen del grado de madurez de cada mercado. Por ejemplo, los mercados más avanzados optan por la construcción sostenible ante la demanda del mercado y de sus clientes, menores costos operativos y responsabilidad social. Para los mercados nacientes la razón es porque la construcción sostenible es la estrategia lógica y responsable para responder a los retos ambientales y sociales.

En Colombia hemos avanzado pero hace falta mayor profundidad del mercado y penetrar el segmento residencial. La política nacional de vivienda podría complementarse con premisas de sostenibilidad desde el urbanismo hasta la unidad de vivienda, mientras que se podría educar a la demanda mediante campañas y oferta de créditos hipotecarios verdes.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.