Los emisarios de alrededor de 200 Estados mantuvieron viva la esperanza de conseguir un acuerdo global para poner coto a los efectos del cambio climático en 2015, luego de superar rencillas sobre los recortes a las emisiones de gases contaminantes y los auxilios financieros para países pobres
;
DW

La Conferencia del Clima de la ONU (COP19) aprobó este sábado (23.11.2013) en Varsovia una hoja de ruta para un acuerdo climático global que debe ser finalizado hasta 2015 en París. Sin embargo, el texto ha sido criticado por su blandura y por haber aplazado el punto más importante: en qué medida las metas de protección climática de los diferentes países deben ser establecidas de manera vinculante.

"El documento sólo dice que también los objetivos de los países emergentes tienen validez legal, pero queda abierto hasta qué punto esto es vinculante", lamentó Christoph Bals, de la organización alemana Germanwatch, al cierre de la última sesión que se prolongó un día más de lo planeado. Los delegados también llegaron a un consenso sobre el denominado "mecanismo de Varsovia", que determina en qué medida las naciones más pobres pueden obtener compensaciones por pérdidas y daños causados por el cambio climático.

Forcejeo hasta el final

En las últimas rondas de negociaciones este mecanismo obtuvo algo más de peso de lo inicialmente previsto debido a la presión de las naciones emergentes. "En vista de los estragos causados por el tifón 'Haiyan' y otras catástrofes, lo consideramos como un resultado modesto", señaló Thomas Hirsch de la organización Pan para el Mundo. En nombre de los países del G77 y China, el representante de Bangladesh había instado a hacer concesiones, sobre todo por parte de Estados Unidos.

Los emisarios de alrededor de 200 Estados mantuvieron viva la esperanza de conseguir un acuerdo global para poner coto a los efectos del cambio climático en 2015, luego de superar rencillas sobre los recortes a las emisiones de gases contaminantes y los auxilios financieros para países pobres en una cumbre duramente criticada –sobre todo por las organizaciones ambientalistas– por su falta de urgencia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.