El paro será indefinido hasta que el gobierno llegue a acuerdos sobre los 15 puntos del pliego de exigencias presentado por Conalminercol.

Con movilizaciones en los departamentos de Caldas, Risaralda, Huila, Quindío, Antioquia, Valle, Boyacá y con participación parcial  del departamento de Chocó empezó el paro minero.

Esto significa un total de 80 municipios en el país que se unen a las exigencias planteadas por la Confederación Nacional Minera de Colombia, Conalminercol, que en un pliego de 15 puntos entregado por los voceros a la viceministra de minas, Natalia Gutiérrez, el pasado 12 de julio, exigen mejoras en aspectos ambientales, técnicos, legislativos y de seguridad social, así como la garantía del derecho al trabajo, entre otros aspectos.

Según reportes de RCN Radio la madrugada de este miércoles 17 de julio las movilizaciones en los diferentes departamentos van así: En Medellín el epicentro de la protesta minera está en Caucasia,  en el bajo cauca antioqueño. Hay unos 2.000 mineros que se comprometieron a no bloquear la vía que va a la costa caribe.  Así mismo, los comerciantes no abrirán sus negocios como un acto de  solidaridad con el paro.  Allí hay mineros también de Córdoba y Bolívar.

En Caldas  el presidente de la asociación de mineros tradicionales del municipio de Marmato, Mario Tangarife, advirtió que habrá cierres de vías porque “es la única forma de que el gobierno nos escuche”. En Risaralda la movilización se hará en el corregimiento de irra.  Los mineros han dicho que mantendrán el orden público, pero no descartan el bloqueo de la vía hacia Antioquia.

En Cali  las autoridades no permitirán el bloqueo de la vía Buenaventura-Cali dijo Héctor Páez, subdirector de carabineros y seguridad rural de la policía.  También dijo que grupos guerrilleros y bandas criminales están presionando a los mineros para que bloqueen una de las principales vías del país. Carlos Candero, representante de los mineros en el Valle, dijo que insistirán en el bloqueo.  En la movilización habrá mujeres y menores de edad  y cerca de 600 mineros artesanales provenientes de Itsmina, Chocó,  que llegaron anoche para unirse al paro.

En Montería, Córdoba han los pequeños y medianos mineros han confirmado que se unen al paro con cese de actividades. No harán, sin embargo,  movilizaciones debido a que no tienen el sustento suficiente.

En Boyacá unos 4.500 mineros tradicionales  buscan acelerar el trabajo de formalización sumándose a esta asamblea permanente. La movilización central se hará en la ciudad de Sogamoso. En Quindío habrá una custodia permanente de las vías, especialmente en la carretera de La Línea. Voceros del sector han mantenido un compromiso para no alterar el orden público.

Se espera que en total haya entre 200.000 y 300.000 mineros en estas movilizaciones que serán, por ahora, indefinidas. A esta incertidumbre se  suma la posibilidad de un paro cafetero debido a lo que los voceros han llamado “el incumplimiento de los acuerdos definidos en marzo”, fecha en la que se suspendió el último paro de este sector.

En una carta enviada por Conalminercol al presidente Santos y al Ministro de Minas, Federico Rengifo, los protestantes dicen que, aunque han puesto  todo de su parte para llegar a acuerdos con el gobierno, “lo que hemos recibido del Gobierno, es incumplimiento a los acuerdos firmados (30 de noviembre del 2011 en Caucasia y 27 de julio de 2012 en Bogotá) y la expedición de nuevos decretos de criminalización de nuestro sagrado derecho al trabajo, más exigencias de tipo legal, más amenazas de condenas, más impuestos y trámites, desalojos de nuestros territorios y minas, y desconocimiento de los derechos de ley de nuestros mineros que se encuentran en territorios de comunidades afro e indígenas”.

Se espera que, como lo habían anunciado el lunes 14 de julio, hoy los voceros mineros se sienten a hablar con el gobierno. A pesar de esto, parece que  el pulso se dará por fuera de la mesa de negociación ya que, como dijo  una minera de materiales de construcción en Quindío a La Silla Vacía, ““Todas las condiciones han cambiado, así que tiene que ser un proceso nuevo. Ya no firmamos acuerdos, tiene que ser un decreto presidencial para que las cosas queden claras”.

Así las cosas  el presidente se enfrenta a uno de los paros más complicados de su gobierno y  tendrá que responderle a los pequeños y medianos mineros si, como ellos creen, solo las multinacionales hacen parte del ‘boom’ minero, o ellos también hacen parte de la  esta  locomotora a la que se le ha dado tanto despliegue en Plan de Desarrollo Nacional.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.