Vista aérea del Cerro Mariposas en Valparaíso después del incendio.

“El peor incendio de la historia de Valparaíso” fue como llamó la presidenta Michelle Bachelet a la última catástrofe que ha aquejado a su país. Y han sido muchas, de gran magnitud, en la última década.

En 2008 y 2013 se produjeron incendios en la misma zona; en 2010 se produjo un terremoto que dejó más de quinientas personas muertas y hace pocas semanas se presentó un sismo que puso en alerta de tsunami a la costa Pacífica del país.

Hasta el momento, este último incendio deja 15 personas muertas; 11.000 damnificados; 2500 viviendas destruidas y 1145 hectáreas afectadas, según cifras oficiales.

Algunas hipótesis apuntan a que se trata de un desastre natural ocasionado por condiciones del clima o que fue provocado por personas. Para Ivan Poduje, arquitecto, especialista en desarrollo urbano y profesor de la Universidad Católica, el estado chileno tiene “una responsabilidad importante” en la tragedia, tal como lo aseguró en una entrevista publicada por el diario español El País.

“Me molesta mucho que ahora se diga que esto es un evento de la naturaleza. Hay parte de eso. Pero la propagación, el daño y la vulnerabilidad de la gente se conocen hace décadas. Se podría haber prevenido y mitigado, que es lo más importante” dijo el académico a la publicación.

Para Poduje, esa responsabilidad está más que todo en que el estado chileno ha permitido y regularizado, por medio de acceso a electricidad, agua y vías, la “instalación de familias en zonas de riesgos”, propensas a inundaciones, derrumbes e incendios, como el que acaba de suceder.

El académico explicó en la entrevista que Valparaíso, compuesta por 42 cerros, al igual que muchas ciudades en Chile no ha tenido planificación. Agregó que se trata de un problema agravado por el descuido de las quebradas que dividen los cerros, las cuales están “convertidas en basurales” ayudando, en este caso, a la propagación del fuego.

Poduje también dijo al diario español que administraciones pasadas han prometido “evitar esos campamentos” en las partes más elevadas de los cerros, en su mayoría poblaciones muy pobres y las más afectadas cuando se presentan estas situaciones.

Con información de El País y Efe.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.