Interrumpir el mundo rosado es la idea detrás de este juguete.

En  el mundo sólo  11% de los ingenieros son mujeres. Esta cifra escandalizó a Debbie Sterling, ingeniera de la Universidad de Standford , quien  al realizar una investigación, se dio cuenta de que no es cuestión biológica lo que explica esta cifra. La causa es que a partir de los 8 años aproximadamente, las niñas se acostumbran a que las quieran ver como princesas, al punto que hasta los juguetes están diseñados de esta manera.

Esto causó que Sterling diseñara Goldie Blox que al mejor estilo de Lego y otros juguetes de armado le enseña a las niñas a construir su propia diversión, pero  a diferencia de una muñeca o un juego de cocina, invita a continuar la aventura mediante el aprendizaje. "La idea es que las niñas aprendan a construir cosas, a partir de su imaginación pero también resolviendo problemas", explica Sterling.

El comercial que promociona el juguete se ha vuelto viral, ya que toma la canción Girls de los Bestie Boys y se transforma en la revolución de tres niñas que llenas de herramientas construyen máquinas y engranajes en su casa.

Si bien algunos tildan de sexista el juguete, Sterling asegura que la idea no es alejar a las niñas de los cuentos de hadas, pero sí que encuentren divertido el hecho de crear y pensar soluciones mientras juegan. En sus palabras, Goldie Blox es “Irrumpir el mundo rosado”.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.