Niños y niñas de los lugares más vulnerables de la ciudad cuentan sus historias en Hay Festivalito Comunitario.

Niños y niñas de los lugares más vulnerables de la ciudad cuentan sus historias en Hay Festivalito Comunitario.

“Es que cuando quiero escribir se me ‘atragantan’ las palabras. Yo quiero ponerlo todo pero me da miedo que se me acaben las ideas: ¿usted qué hace?”, pregunta Isabella una niña de cerca de 10 años de edad a José María Plaza, autor de Mi Primer Quijote,  uno de los libros más vendidos para jóvenes.  “¿Sabes de que me he dado cuenta Isa? Para que lleguen nuevas ideas tienes que dejar que las otras salgan. La imaginación es un pozo sin fondo”, responde el escritor.

El universo de las letras y de las historias no es sólo de los adultos. Centenares de niños y niñas de los barrios y comunidades más vulnerables de Cartagena  tienen la oportunidad de acercarse a los grandes escritores de literatura infantil y juvenil, gracias al Hay Festivalito Comunitario-Hay para Leer, iniciativa liderada por la Fundación Plan, Hay Festival y la Gobernación de Bolívar.

Así, durante el primer día de actividades, cerca de 40 niños y niñas aprovecharon la presencia de José María Plaza, para preguntarle por su gusto por inventar palabras, pedirle consejos a la hora de escribir e incluso preguntarle por la crisis económica por la que atraviesa España. “ Cuando escribes y, en este caso hablas con niños, niñas y jóvenes es un reto. Son más inquietos y no temen decir la verdad”, afirma Plaza.

‘Cierra los ojos que vamos a ver’


En San Basilio de Palenque (Bolívar) 200 niños y niñas  estuvieron en la presentación del libro ‘Cierra los ojos que vamos a ver’ y conocer la historia que inspiró a la venezolana Menena Cottin a escribirlo: “este nuevo libro es el resultado de una linda amistad que nació con Lucero, una joven mexicana invidente, alguien me dijo que aquella chica quería que le dedicara el libro que estaba presentando en ese momento. Me acerqué a ella y me presenté. Me entregó su libro. Le pregunté cómo se llamaba y volteando me respondió: “Lucero”. Me sorprendieron sus enormes ojos verdes. Recuerdo que le dije: “No sé si tus ojos tienen luz, pero te dieron el nombre perfecto porque llevas dos luceros en tu cara”. Ella sonrió. “Mis ojos sí tienen luz”, dijo” este fue su primer acercamiento cuenta Cottin.

Lucero Márquez, la inspiración de Menena Cottin, llegó a Colombia desde México para contar su historia y compartirla con los niños y las niñas del municipio,  quienes también le contaron su experiencia con la lectura y la escritura.
 
“Cuando llegué a este lugar me sorprendió mucho al sentir como ustedes cuentan sus historias. Me siento como en otra época, estoy muy contenta de estar con ustedes, los invito a que cierren sus ojos y vean por las personas como yo que no podemos ver. Yo no sabía cómo era la luna, el sol, la naturaleza, yo no sabía cómo era yo, pero a través de personas como ustedes sensibles por la lectura y la escritura logré viajar a otros lugares que no conocía” dijo Lucero a los niños y las niñas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.