El papa Francisco se ha caracterizado por realizar acciones que van a la raíz de los principios cristianos.

Ante la mirada atónita de decenas de escépticos en el mundo, el papa Francisco donó US$100.000 para ayudar a las víctimas y damnificados de los ciclones Ingrid y Manuel en México. Hasta el momento, según información de agencias internacionales, los ciclones dejaron 149 muertos y 53 desaparecidos.
Los fondos fueron conseguidos  a través del Pontificio Consejo Cor Unum, que forma parte de la Curia de la Iglesia Católica, dedicado a las misiones humanitarias de socorro después de los desastres y serán distribuidos por medios de las diócesis de las zonas afectadas.

Francisco también hizo llegar un mensaje de solidaridad a los afectados: "Hondamente preocupado por las dramáticas consecuencias del paso de los fenómenos, el obispo de Roma se suma así a los esfuerzos de la Iglesia católica en México", señaló un comunicado.

La Conferencia Episcopal Mexicana sostuvo que "los obispos, sacerdotes, diáconos, personas consagradas, seminaristas, fieles laicos y hombres y mujeres de buena voluntad han respondido pronta, generosa y organizadamente ante la emergencia".

Ingrid y Manuel, que alcanzaron la categoría de huracán, y afectaron hace dos semanas el territorio mexicano, dejando una estela de decenas de muertos o desaparecidos y miles de personas que perdieron techo y campos.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.