Los dueños de las empresas podrían ser sancionados hasta con 5 mil salarios mínimos.

Las plantas afectaban el ambiente capitalino por la descarga de aguas residuales con alta carga de sólidos, y la captación de aguas superficiales sin la debida concesión. Dos de estas plantas están ubicadas al margen izquierdo del río Tunjuelo, en el sector de Meissen, La otra está en la zona de manejo y preservación ambiental de la quebrada Yomasa, en inmediaciones de los barrios Monteblanco y Valles de Cafam.

La SDA, en compañía de la Policía Ambiental, instaló sellos en las cajas de distribución eléctrica externa (que suministra la energía a las electrobombas), en las correas de repartición del sistema mecánico de los motores de los molinos y en las tuberías de captación. Según la Secretaría de Ambiente, las plantas no cuentan con permiso de vertimientos para descargar sus aguas residuales sin tratamiento previo directamente al Tunjuelo y a la quebrada Yomasa.Además, infringen la normatividad ambiental al captar aguas de estos cuerpos hídricos sin contar con la debida concesión de aguas superficiales otorgada por la SDA.

Ante el evidente y constante desacato, la Secretaría de Ambiente abrirá el respectivo proceso sancionatorio ambiental contra los propietarios de las plantas de recuperación de material de demolición y construcción, que les podría acarrear sanciones de hasta 5.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes.

“Estas plantas se encuentran en predios afectados por las zonas de manejo y protección ambiental y ronda hidráulica del río Tunjuelo y quebrada Yomasa, por lo que las actividades industriales que se desarrollan no son compatibles con el uso de suelo, de conformidad con el MEPOT de Bogotá”, manifestó Néstor García, Secretario Distrital de Ambiente.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.