| 2013/10/02

Mejor incluyente

Antonia Agreda es la primera mujer indígena en tener un doctorado en etnoeducación, Semana Sostenible habló con ella sobre el acceso a educación superior para esta población en el país.

En 1967, mientras en Las Vegas (Estados Unidos) se casaban Elvis Presley y Priscilla Beaulieu y Fidel castro anunciaba que la propiedad intelectual pertenece al pueblo, y que Cuba traduciría y publicaría literatura técnica sin pagar derechos, en Colombia Antonia Agreda llegaba a Bogotá con su familia.

Ella, descendiente de indígenas, venía a un mundo en el que usar colores en la ropa y plantas para curar los males era una rareza, incluso sintió vergüenza de sus raíces. Pero su papá, sabio en la medicina y en el consejo, le enseñó a su hija que no todos pueden ser iguales.  Así, la vida le mostró que la diferencia no es mala y que en un país como Colombia es necesario aceptar al otro..

De esa necesidad, se gestó su proyecto de vida en docencia, basada en la educación étnica. Hoy es la primera mujer indígena en Colombia en tener un doctorado y la coordinadora del programa de etnoeducación en la Universidad Nacional Libre y a Distancia (UNAD). Semana Sostenible habló con ella sobre el acceso de esta población a la educación superior.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.