El gas biometano, extraído de la basura y del excremento de seres humanos, impulsa al primer Bio-bus en Reino Unido que circula desde esta semana por las calles de Bristol, el aeropuerto local y la ciudad de Bath. El vehículo que puede realizar un recorrido cercano a los 300 kilómetros con una sola tanqueada de gas, para su funcionamiento anual requiere el desperdicio que en el mismo periodo producen cinco personas. (Vea: El daño ambiental de los alimentos transportados por avión)

Esta es una forma ingeniosa de no depender de los combustibles fósiles y muchos ya se atreven a decir que el biometano es el combustible del futuro. Un ejemplo de esto es que la planta de biometano de Bristol genera combustible para más de 8.000 hogares anualmente. 

Por su parte, el costo de la fabricación de biometano es similar al que se invierte en la extracción de petróleo, ya que se necesitan unos motores especiales y maquinaria costosa para separar el gas de los residuos. 

Sin embargo, a diferencia de los combustibles fósiles esta es una forma sostenible de mejorar la calidad de vida, contaminar menos y producir menos emisiones en comparación con los motores diesel tradicionales.


Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.