Helmut Smits es un artista nacido en Rotterdam (Holanda) en 1974, su trabajo multidisciplinario le ha permitido ganar cierto reconocimiento en Europa, en parte porque algunas de sus obras abarcan el tema medioambiental con una crítica frontal a gobiernos, multinacionales y a la sociedad misma.

Precisamente la sociedad es el centro de su más reciente instalación que se encarga de convertir una botella de gaseosa en agua potable para criticar frontalmente a la sociedad de consumo en la que estamos inmersos. (Vea: ¿Cuánta agua usamos en un día?)

‘The Real Thing’, es el título de la obra que, según el artista, es un ejemplo de la “de cómo la cultura de consumo puede prevalecer sobre las necesidades humanas básicas”. 


Según el artista, para la fabricación de un litro de Coca-Cola se requieren cerca de nueve litros de agua, un proceso que él considera absurdo. Por eso a través de una maquina destiladora construida con la ayuda de los estudiantes de química orgánica de la Universidad de Ámsterdam se obtiene agua potable de la botella en exhibición. Si bien, en la instalación se utiliza una botella de Coca-Cola, Smits deja claro que es una forma de señalar el desperdicio de agua en la fabricación de productos. 


Por ejemplo, producir medio kilo de carne requiere 10.000 litros de agua, fabricar un microchip necesita más de 130 litros de agua. “Es una manera creativa de iniciar una conversación sobre nuestras prioridades globales”, señala Smits.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.