| 2014/04/30

¿Cuánto cuesta un carro?

Desde 1900 a 2012, 2 billones de vehículos fueron vendidos en el mundo. El libro Ten Billion muestra los costos escondidos detrás de la fabricación de los carros: el consumidor nunca paga el precio real.

De acuerdo con diferentes mediciones, un automóvil puede emitir cerca de 45 gramos de C02 por Kilómetro. Este es otro costo que no se tiene en cuenta.
De acuerdo con diferentes mediciones, un automóvil puede emitir cerca de 45 gramos de C02 por Kilómetro. Este es otro costo que no se tiene en cuenta.

Stephen Emmott, líder de investigación en ciencia computacional de Microsoft, es el autor del libro Ten Billion, donde expone los peligros y consecuencias de que la población mundial llegue a 10 billones.  Dentro de su análisis habla de los combustibles fósiles y de la dependencia al automóvil y concluye que el comprador nunca paga el precio justo por un artefacto como este.

En Colombia el promedio del precio de un automóvil es de 30 millones de pesos, en Estados Unidos de 13.000 dólares, sin embargo, estas cifras están lejos de representar lo que en verdad cuesta adquirir un vehículo.

Detrás del precio

El mineral de hierro, el cual es uno de los componentes  fundamentales para la fabricación, debe ser extraído de algún lugar del planeta, por ejemplo Australia, para luego ser transportado hasta países como Indonesia o Brasil y ser convertido en acero. Este acero a su vez deberá viajar luego a los lugares donde están las principales fábricas de automóviles: Alemania o Estados Unidos.

El caucho de las llantas es producido en Malasia, Tailandia o Indonesia. Desde estos países es transportado a lugares donde se manufacturan las llantas. Mientras tanto, el plástico para el panel de control comienza como aceite que debe ser extraído e igualmente transportado a otro país para que sea convertido en el tablero.

Por otro lado, el cuero  de las sillas proviene de las vacas, las cuales consumen grandes cantidades de agua, comida y producen varias toneladas de gases de efecto invernadero. La piel de la vaca es llevada a países como India para ser tratada (Kanpur es el centro mundial de transformación de pieles a partir de químicos) y  después ser enviada a la fábrica de automóviles.

El plomo, necesario para la batería, es extraído de países como China, y deberá de nuevo, ser transportado a otros países para que se convierta en el producto que es instalado en el vehículo.

Entonces, afirma Emmott, nadie paga la polución, degradación de suelos, trabajo y transporte de lo que significa fabricar un solo vehículo. Sin embargo, y es la gran advertencia del autor: alguien tendrá que hacerlo en el futuro.

Sin embargo, Emmott solo habla de los costos de fabricación que no se tienen en cuenta, pero la contaminación del aire y enfermedades respiratorias, consecuencia directa del material particulado contaminante, también son costos que no se tienen en cuenta cuando se vende un automóvil.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.