Pensar a conciencia que se va a comprar

Por economía y para evitar el desperdicio está es la primera regla que se debe seguir. En numerosas ocasiones compramos más de lo que necesitamos y la gran mayoría de alimentos terminan en el cesto de la basura. A nivel mundial se estima que el 43 por ciento de los alimentos empacados se van a la basura sin ser abiertos. (Vea: La orquesta que lucha contra el despilfarro de alimentos

Comprar productos nacionales

Además de encontrar mejores precios y favorecer a los campesinos colombianos. Hacer esto logra disminuir la cantidad de CO2 emitida por el transporte de carga. Consumir alimentos importados genera once veces más dióxido de carbono que los productos regionales. (Vea: El daño ambiental de los alimentos transportados por avión

Evitar comprar comida enlatada y en envases plásticos

Además de que nuestro cuerpo agradecerá el consumo de alimentos frescos. Los productos enlatados y empacados en envases plásticos generan toneladas de basura. Es preferible buscar alimentos conservados en envases de vidrio que es un material fácilmente reciclable. (Vea: El problema de los residuos plásticos y el “séptimo continente”

Usar bolsas reutilizables

Cada vez que hacemos compras nos quedamos con una gran cantidad de bolsas plásticas que terminan en la basura y que pueden llegar a durar más de 400 años en degradarse. Una inmensa placa de plásticos que se alimenta de los desechos arrojados al mar y que es un poco más grande que Colombia conocida como el ‘séptimo continente’, deambula por el océano pacífico. Esta es tan solo una de las consecuencias de utilizar estas bolsas que están siendo prohibidas en todo el mundo. (Vea: El dilema de reemplazar las bolsas plásticas en Colombia

Evitar productos de usar y tirar

Afeitadoras desechables son una gran fuente de contaminación, comprar una afeitadora eléctrica o un cepillo de dientes eléctrico logra que se produzcan menos desperdicios, además de ahorramos unos cuantos pesos.

Comprar en grandes cantidades

Además de ahorrar dinero se evita el uso de empaques extras. Si compramos un tarro grande de aceite se evitara el desperdicio que se genera con la compra de varias botellas pequeñas. También, alimentos como el arroz o el azúcar en versiones más grandes no son empacados en plástico sino en materiales alternativos como fique o pequeños costales, con esto se genera menos basura plástica.

Asesorarse de directorios especializados
 
Si usted es un entusiasta de hacer compras amigables con el planeta existen directorios especializados que le permiten encontrar productos y servicios amigables con el planeta de forma fácil. (Vea: Ya circula la segunda edición de Las Páginas Verdes en Colombia

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.