La Oficina de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), con sede en Viena, calcula que en 2016 los países en desarrollo producirán más basura electrónica que los industrializados.

El constante avance de la tecnología hace que cada cierto tiempo se lancen nuevas versiones de los aparatos electrónicos que si bien mejoran su desempeño, disminuyen la vida útil de los electrodomésticos que ya tenemos. Por eso ante la duda de arreglar un aparato antiguo o adquirir uno con mejores prestaciones la elección es casi obvia. 

A esto se une la llamada ‘obsolescencia programada’, una estrategia comercial que planifica la vida útil de un producto o servicio, de tal forma que tras un periodo de tiempo (calculado por el fabricante o por la empresa) se quede obsoleto o inservible. Pero ¿qué ocurre con los aparatos obsoletos que constantemente desechamos?

La respuesta es una gran cantidad de residuos electrónicos que por lo general terminan en países del tercer mundo y que por sentido común no deberían ser botados con el resto de los desechos dado el impacto negativo que tienen estos aparatos obsoletos para los ecosistemas y para la salud de las personas. 

Consciente de esta problemática el estado de Nueva York promulgó una ley que prohibirá a partir de 2015 dejar computadoras y otros equipos electrónicos en el sistema de basura callejera. La decisión se tomó luego de que varios estudios determinaron que el mantenimiento de los vertederos se dificulta cuando las toxinas de estos equipos electrónicos se filtran al suelo. Además, se evidenció que algunos de los materiales de los aparatos obsoletos se pueden reciclar para la fabricación de nuevos productos. De esta forma se contamina menos y se ahorran costos de producción. 

Sin embargo, la actuación de los privados es lo que diferencia a la medida de Nueva York ya que las cadenas mayoristas, quienes venden la mayor cantidad de aparatos electrónicos, tendrán que obligatoriamente tener contenedores para la recolección de estos residuos. 

Así cadenas como Best Buy, Staples, Goodwill, Target, entre otras, a partir de los primeros días de enero pondrán a disposición de los clientes contenedores especiales para recolectar los equipos electrónicos. También, algunos fabricantes ya están implementando programas de devolución de equipos obsoletos. Y la municipalidad busca crear un programa de intercambio de valores para donar los aparatos que aun funcionen ero que ya no se utilicen, aplicando el viejo refrán de que “la basura de un hombre es el tesoro de otro”.

La medida, pionera en los Estados Unidos, es un pequeño avance ya que el país norteamericano fue el país que en 2013 produjo más basura electrónica por habitante. 

¿En Colombia que se está haciendo?

El programa Ecolecta de la Secretaría Distrital de Ambiente de Bogotá es pionero en nuestro país ya que promueve la entrega voluntaria de residuos peligrosos que los ciudadanos guardan en sus casas sin darle uso alguno.   
 
Envases de insecticidas aparatos eléctricos y electrónicos, pilas y baterías se pueden llevar el último fin de semana de cada mes (sábado y domingo), de 10:00 a.m. a 4:00 p.m. a los puntos itinerantes Ecolecta ubicados varios centros comerciales. (La próxima jornada será el 24 y 25 de enero del 2015).

También, existen 27 puntos fijos de recolección de aparatos eléctricos y electrónicos en donde podrás entregar, cualquier día de la semana residuos como: 

•    Pequeños electrodomésticos (planchas, radios)
•    Computadores y periféricos (impresoras, teclados, mouses)
•    Televisores                                                                   
•    Celulares y cargadores


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.