Avellanas turcas, el aceite de palma de Malasia, el cacao de Nigeria, el azúcar brasileño o la vainilla francesa ...estos son algunos de los ingredientes que hacen posible que la Nutella esté en las góndolas de los supermercados. La coordinación entre los diferentes  proveedores del mundo  y la casa matriz es tan exacta que La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) la tomó como un ejemplo de cadenas de producción globalizadas.

Actualmente, 250 mil toneladas de Nutella son vendidas en cerca de 75 países del mundo, pero lo sorprendente es que Ferrero Internacional SA, la empresa detrás del producto, cuenta con proveedores en 15 países del mundo, los cuales ha ensamblado en una cadena que permite suplir la demanda del chocolate a nivel mundial. No sólo de los ingredientes, que provienen la mayoría de países en vía de desarrollo, sino de los empaques que también son traídos de otros lugares.