Los separadores que son biodegradables permiten que los pañales puedan ser lavados con el resto de ropa de la familia.

En promedio un bebé de seis meses de edad consume siete pañales desechables al día, esto se traduce en que a los tres años, cuando por lo general un niño deja de usar pañales, debió consumir cerca de 6.000 pañales desechables que fueron a parar a rellenos sanitarios o al alcantarillado, en el peor de los casos. 

Estas cifras han sido ampliamente difundidas por el Programa de Acción de Residuos y Recursos (WRAP, por sus siglas en inglés) del gobierno británico, que calcula que cada año se desechan unos 2.800 millones de pañales (cerca de medio millón de toneladas) en el Reino Unido. Por otra parte, el Instituto Worldwatch estima que en Estados Unidos esta cifra asciende a 18.000 millones de pañales al año y representa la tercera mayor fuente de residuos sólidos en los vertederos del país. 

La recolección y disposición de los pañales acarrea un costo cercano a los 59 millones de euros anuales para el gobierno británico. Por esta razón el WRAP lidera una campaña para fomentar el uso de pañales ecológicos o reutilizables, para reducir en 35.000 toneladas la cantidad que llega a los vertederos.

Los pañales ecológicos son fabricados en tela. Pero a diferencia de los pañales de tela de antaño, estos son elaborados con nuevos materiales y cuentan con cierres en velcro o broches que facilitan su uso y brindan mayor seguridad. Estos pañales debe ser lavados periódicamente, por lo que surge la pregunta obvia, ¿qué tan ecológicos son estos pañales si suponen un mayor gasto de agua?

Según Adriana Belalcázar, propietaria de la tienda Gaia Bebé, “no es correcto decir que (los pañales ecológicos) aumentan el consumo de agua. Porque el pañal ecológico, es la prenda interior del bebé y como la de los adultos se lava con la ropa de la familia y no por separado”. Para desechar el popó del pañal están los llamados separadores que además de ser biodegradables, retienen los desechos sólidos, de esta forma el popó queda en el separador y se arroja fácilmente al sanitario.

Dentro del creciente mercado de productos respetuosos con el medio ambiente, los pañales ecológicos ocupan un lugar importante, si se tienen en cuenta el impacto que generan los pañales desechables. Sin embargo, esta tendencia del mercado no obedece solo a aspectos ambientales dado que los costos de los pañales ecológicos son apenas una cuarta parte de lo que representan los pañales desechables. Por lo que se convierten una gran alternativa para el bolsillo y para minimizar nuestro impacto en el medio ambiente.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.