En la década de los cuarenta los industriales estaban acostumbrados a empacar sus productos en enormes cajas de madera, sacos de cabuya, papel encerado o sencillamente no los empacaban.

En ese entonces nuevas tecnologías de empaque surgían en el mundo y una de las primeras innovaciones que sorprendió a muchos fue la creación de un empaque para la leche, que reemplazaría a las botellas de vidrio que se usaban en los años treinta. En 1946 Ruben Rausing creó el primer empaque de Tetra Pak: Tetra Classic. Gracias a su forma de tetraedro, permitía llenar en forma continua la mayor cantidad de líquido utilizando la menor cantidad de materia prima en el envase. La idea era impactar la industria de alimentos y bebidas a partir de un principio básico: un envase que ofrecía un ahorro mayor que sus costos.

Mientras tanto en Colombia, un grupo de empresarios le propusieron a Container Corporation of America, la compañía más importante del mundo en la fabricación de cartón y cajas de cartón, que elaborara estos productos en el país. Finalmente, convencieron a la compañía.

Y fue así como nació el primer ensayo de participación igualitaria dentro del sector industrial privado en Colombia, Cartón de Colombia S.A. que luego se convertiría en Smurfit Kappa Colombia. Container asumió la responsabilidad técnica, el entrenamiento y la gestión financiera, mientras que los socios nacionales se encargaron de asuntos legales, ventas y capacitación para liderazgo futuro.

La industria de los empaques a base de papel se vio impulsada a mediados del siglo XX por la fabricación nacional de fósforos, jabones, clavos, cigarros, cigarrillos, galletas, gaseosas, pastas, cemento, chocolate, licores, azúcar, ollas de aluminio, calzado y cerámica. Las cajas de cartón corrugado se impusieron en el mercado colombiano a finales de los años cuarenta. Finalmente, la industria entendió que las soluciones de empaque de papel se traducían en beneficios para toda la cadena logística y, desde luego, para sus costos.

Las tecnologías de embalaje se volvieron cada vez más especializadas. Diez años después del desarrollo del Tetra Classic, la empresa Tetra Pak revolucionó el mercado con el envase Tetra Brik, que con su forma de ladrillo generó importantes ahorros en transporte y distribución. 

Pero fue en 1969 cuando la compañía lanzó uno de los desarrollos más importantes para la industria de alimentos y bebidas: el sistema de envasado aséptico. Esta tecnología permite que los envases preserven los alimentos y garantiza que lleguen a manos del consumidor con todas sus vitaminas y nutrientes, sin necesidad de añadir preservantes o conservantes. Este avance fue tan importante que el Instituto de Tecnología Alimentaria de Estados Unidos lo reconoció como la innovación más importante de los últimos 50 años.

El año 1977 también fue importante para la industria del empaque. En esa fecha  se fundó Visipak S.A., una empresa del Grupo Carvajal, en Ginebra (Valle del Cauca). Esta fue la primera compañía del grupo empresarial dedicada al diseño y producción de empaques plásticos termoformados y empaques metálicos colapsibles. Fue llamada así debido al producto que fabricaban: visible packaging (empaques visibles), los cuales utilizan una lámina de plástico entre dos de cartón y permiten ver el producto más no manipularlo.

La empresa comenzó a expandirse para incluir el desarrollo de empaques flexibles y empaques metálicos, como los tubos de aluminio de las cremas dentales. Ya en 1987 iniciaron operaciones con máquinas de alta velocidad con el fin de crear productos de empaque para el mercado de  consumo industrial como vasos de yogurt, tarrinas para jabones, etc. Desde entonces la empresa no ha parado de expandir su portafolio de productos para el mercado agroindustrial y de foodservice.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.