La sostenibilidad es un compromiso en todas nuestras publicaciones.

Escribir sobre medio ambiente en uno de los países con mayor biodiversidad y riqueza hídrica del mundo debería ser fácil y muy frecuente. Sin embargo, la magnitud del tesoro verde que tiene el país, como los inmensos peligros que atraviesa, sigue siendo desconocida. Hace 30 años, cuando se fundó la revista SEMANA, Colombia era uno de los cinco países más ricos en fuentes hídricas, hoy es el 24º. Tenía miles de hectáreas de selva virgen que han sido devastadas por cultivos ilícitos,fumigaciones, tala de árboles y ganadería. Pocos colombianos sabían que el país es el segundo con mayores especies de animales y plantas, y el debate sobre el medio ambiente era apenas un tema marginal en la agenda nacional.

Ahora, la construcción de un hotel en un parque nacional o la intención de un proyecto minero en un páramo han logrado levantar los más apasionantes debates sobre uno de los retos sin resolver del mundo: ¿Cómo evitar una anunciada escasez de recursos naturales? Que esa pregunta hoy haga parte de las preocupaciones de las grandes empresas, de las políticas del gobierno y del consumo de una casa de familia ha sido en gran parte labor de los medios. No hay duda de que una de las herramientas más poderosas de la conservación ambiental es la información. Y por eso, el compromiso con la promoción de la sostenibilidad ambiental es una de las prioridades editoriales de Publicaciones Semana.

No se trata solamente de registrar lo que sucede con el delfín rosado que habita en la Amazonía o con las tortugas carey que anidan en las playas de La Guajira. Pues en últimas, como explica la BBC de Londres, su responsabilidad con el cubrimiento de estos temas “en cualquier lugar donde el medio ambiente cambie,
sus efectos serán sobre la gente”. Y es esa forma como los colombianos viven hoy los estragos de los impactos ambientales la apuesta que tenemos en esta casa editorial. Es así como la revista SEMANA ha preparado informes especiales sobre el potencial del país en el manejo de sus recursos hídricos, sobre el impacto depredador de la minería ilegal y sobre las peligrosas amenazas que se ciernen en la Amazonía.

DINERO ha liderado las principales discusiones sobre los negocios verdes, las certificaciones ambientales y las industrias relacionadas con los bosques y la energía limpia. JET -SET les ha abierto sus páginas a los grupos antitaurinos y a los protectores de las ballenas para que cuenten sus historias, y Fucsia ha promovido entre las mujeres campañas sobre cómo proteger el planeta en la vida cotidiana. “Editamos un número sobre Ecología para abrir los ojos a los lectores: si seguimos arrasando con nuestros recursos ambientales, no tendremos manera de seguir vivos. Si, en cambio, tenemos conciencia ecológica, podremos seguir contemplando paraísos naturales como las islas Galápagos, el lugar elegido por la revista para hacer la portada de La Toya Montoya”, cuenta Daniel Samper, director de SOHO. 

La transformación de la agenda periodística hacia lo verde se vive en todo el mundo. Como señala el informe de sostenibilidad del grupo editorial Time, “los temas relacionados con el medio ambiente son de lejos los desafíos más grandes que enfrentamos hoy”. Esta afirmación no es una exageración, ni un discurso abstracto de ecologistas apasionados. El debate sobre los estragos del clima, por ejemplo, es una preocupación desde Ámsterdam hasta Kuala Lumpur. “Cómo lidiemos con el problema del cambio climático puede ser quizá la historia periodística más importante de nuestra generación”, dice Alan Rusbridger, editor jefe del periódico inglés The Guardian.

Además de las publicaciones editoriales, Semana ha promovido en foros presenciales la interlocución de los
tomadores de decisiones en estos debates. Cuando no se hablaba de Copenhague, ni de REDD, Foros Semana invitó a los miembros del panel intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) para que explicaran el impacto que este tema tendría en ciudades Bogotá. Así mismo, desde la revista DINERO se promovió el Pacto Ambiental, que logró que por primera vez en la historia los candidatos presidenciales se comprometieran con el medioambiente. Lejos de haber cumplido esta tarea, SEMANA cree que el debate y el análisis sobre el medioambiente apenas están comenzando a ocupar el espacio que merecen. Por eso SEMANA hace parte de una apuesta amplia que busca permitir que los colombianos conozcan qué significa de verdad vivir, viajar, trabajar y disfrutar de un país megadiverso, salvaje y verde.                                                  

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.