| 2014/03/26

Con planes concretos

Además de reducir su impacto medioambiental, Cementos Argos ha desarrollado una estrategia para fortalecer su cadena de suministro y un plan para generar valor en las comunidades donde está presente.

La inversión en programas de impacto ambiental y social corresponde al 32 por ciento de las utilidades de 2013.
La inversión en programas de impacto ambiental y social corresponde al 32 por ciento de las utilidades de 2013.

Hacer parte de una industria que basa su negocio en actividades extractivas significa un reto para compañías como Cementos Argos, que se centran en transformar la caliza. Pero ¿cómo prescindir de este conglomerante fundamental para construir la infraestructura del mundo: casas, escuelas, centros comerciales, puentes, carreteras, hospitales?
Con esto claro, la cementera ha centrado sus esfuerzos y estrategias en trabajar responsablemente y ha convertido en una prioridad disminuir la huella industrial de la extracción minera. Para ello estableció planes para rehabilitar las zonas donde ha finalizado su operación, y a 2013 ya avanzaba este proceso en el 25 por ciento de los terrenos afectados.
Así mismo, Argos ha puesto en práctica métricas ambientales que permitan monitorear y reducir los efectos de sus procesos industriales, como la Iniciativa de Reporte Global y la de Cemento Sostenible, que deja como resultado que el año pasado emitió 27 por ciento menos dióxido de carbono en comparación con 2006. Además, entre la totalidad del recurso hídrico empleado en la cadena de producción, el 27 por ciento corresponde a agua reciclada.
Las estrategias no paran ahí. Según su presidente, Jorge Mario Velásquez, la cadena de suministro, grupo de interés fundamental en este negocio, está presente en programas de mejoramiento operativo, temas de seguridad y aspectos ambientales. “Los contratistas son sometidos a monitoreos mensuales enmarcados en los estándares del Registro Uniforme de Evaluación del Sistema de Gestión en Seguridad, Salud Ocupacional y Ambiente”, afirmó Velásquez. En 2013 Cementos Argos comenzó a desarrollar un trabajo de la mano del Massachusetts Institute of Technology para diseñar un indicador de sostenibilidad para cada proveedor. 
Para hacer integral su proceso, uno de los programas bandera de responsabilidad empresarial en Argos es invertir en construir y mejorar instituciones educativas, proyecto que cuenta con el apoyo del Ministerio de Educación Nacional y otros aliados estratégicos. La inversión total supera 45.000 millones de pesos y se ha reflejado, concretamente, en 20 instituciones educativas de diez departamentos. Para Velásquez, generar valor en la sociedad debe ser un principio rector de todas las industrias. 
Al igual que otras empresa de su sector, Cementos Argos se vio involucrada en un proceso que adelanta la Superintendencia de Industria y Comercio por posibles irregularidades en el régimen de libre competencia. Sin embargo, el tema no los trasnocha, pues, como afirma su presidente, “estamos convencidos de que tendremos la oportunidad de controvertir oportunamente los cargos. Tenemos todas las evidencias para demostrar que cumplimos la ley a cabalidad, así como con estrictos estándares internos en materia de Política de Competencia”.
Lo cierto es que en un país donde las actividades extractivistas son una de las locomotoras de desarrollo, Cementos Argos es un jugador de primera línea que tendrá que seguir comprometido con el ambiente y la sociedad para generar valor no solo a su negocio sino a Colombia.

Para consultar la página de Sustainalytics haga clic aquí.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.