Durante el foro ‘Gas natural, una alternativa limpia para la movilidad’, realizado por Foros Semana y Naturgas el pasado 29 de noviembre en Bogotá, Cardona dijo que la voluntad del Gobierno ante el tema de gas vehicular está dada, luego de que precisamente el presidente de Promigas, Antonio Celia, rechazara la falta de voluntad política que ha tenido el gobierno para obligar a los transportadores y a los usuarios privados a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El titular de la cartera de Transporte enfatizó en que en Colombia se ha cometido un error durante años al cobrar menores impuestos a los vehículos antiguos que funcionan a base de diesel y que emiten una gran cantidad de gases de efecto invernadero y material particulado, en lugar de premiar a aquellos que contaminan menos.

Por su parte, el ministro de Minas y Energías, Germán Arce, resaltó que Colombia le debe apostar al gas natural como una alternativa de combustible limpio para vehículos, de manera que se cumpla con los objetivos de desarrollo sostenible a los que se comprometió el país en el Acuerdo de París.

Y es que si bien es cierto que la energía eléctrica y las energías renovables son el objetivo al que se debe apostar por ser las más limpias, Arce dejó claro que el gas le ayudará a Colombia a combatir el cambio climático y que puede ser perfectamente un combustible de transición.

Pero los beneficios de este combustible fósil no son solo en términos del cambio climático al reducir la emisión de dióxido de carbono, sino que también baja en un 90 por ciento la emisión de material particulado, que es el que afecta gravemente la salud. Además, como resaltó Orlando Cabrales, presidente de Naturgas, genera grandes ahorros económicos, especialmente para los sistemas de transporte de las ciudades. 

De acuerdo con un estudio de la firma internacional Steer Davies Gleave, las ciudades de Colombia podrían ahorrarse más de 13 billones de pesos en 20 años si implementan el gas natural vehicular como el combustible de sus transportes públicos y de los vehículos de recolección de basuras.

Sin contar los grandes ahorros que significaría en el sistema de salud, pues las muertes y las enfermedades que están causando la mala calidad del aire están generándole costos a la nación por más de 15 billones de pesos, según el Departamento Nacional de Planeación,

No hay duda que la contaminación tiene efectos económicos profundos porque genera enfermedad, muertes, limitaciones en la productividad y la competitividad. En cambio, invertir en descontaminación tiene un retorno de 8, cifra que ningún negocio legal alcanza.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.