Los gobernadores de los diez departamentos que componen el bioma amazónico se aliaron para construir una visión de bioregión. Así esperan contrarrestar el abandono en el que está su región.

Exactamente, la Amazonía representa el 42 por ciento del territorio nacional continental. En esa zona del país se produce el 20 por ciento del agua dulce del planeta, se regula el clima global y existe una diversidad de flora y fauna única en el mundo. Y a pesar de su riqueza natural, esa región sigue siendo olvidada por los colombianos y sus instituciones. “Nos sentimos andinos, pero no amazónicos”, dice Wendy Arenas, cada vez que le dan la oportunidad de hablar de esta zona y lo que sucede en ella.

Arenas es la directora ejecutiva de Alisos y la directora estratégica de Amazonas 2030. Su organización se unió con el Consejo Colombiano para el Desarrollo Sostenible (Cecodes), los medios de comunicación El Espectador, Publicaciones Semana y Caracol TV y las fundaciones Etnollano y Gaia Amazonas, con el fin de ponerle una lupa a esta zona y ver qué pasa en ella, para que organizaciones públicas y privadas rindan cuentas sobre lo que hacen o dejan de hacer allí, tarea para la cual cuentan con el apoyo de la Embajada de los Países Bajos. “Colombia no puede darse el lujo de no tener información sobre la Amazonía. Sin ella no puede potenciar los servicios ambientales y tomar decisiones estratégicas como país  referentes a esta zona”, señala Arenas.

El cuestionamiento se debe a que el Índice Amazonas 2030, que acaba de ser publicado, mostró que las entidades oficiales no reportan datos sobre aspectos importantes como tasa anual de deforestación, minería ilegal, número de hectáreas por familia en cada resguardo, número de jueces por cada cien mil habitantes, etnoeducación y rendimiento pecuario.

Este Índice es un instrumento cuantitativo que evalúa y monitorea la gestión pública y privada en la Amazonía colombiana, a partir de un conjunto de 75 variables distribuidas en 14 categorías y 5 dimensiones: social, ambiental, institucional, económica e indígena, en las cuales se miden temas como prestación de los servicios de educación y salud, conflicto armado, consultas previas, rendimiento agrícola, desempeño fiscal y cultivos ilícitos, entre otros. La información proviene de fuentes oficiales y de 16 de las variables de la Encuesta de Percepción Ciudadana que Ipsos-Napoleón Franco realizó para Amazonas 2030.

El Índice fue elaborado por la firma Cifras & Conceptos, la cual determinó que el promedio de desempeño y gestión de esta región fue de 48,7 puntos sobre 100. Amazonas fue el departamento con mejor calificación: 57,7 puntos, como lo fue el año anterior, que obtuvo 54,5. Mientras que Vichada se ubicó en el último lugar con 43,9 puntos, por debajo de Nariño, que el año pasado obtuvo el último puesto con 34,5 puntos.

Es decir, ningún departamento pasó aunque fuera ‘raspando’. La dimensión con mejor puntaje fue la ambiental y la más débil, la institucional, que mide gobernabilidad, seguridad y justicia.
Por eso, Amazonas 2030 hizo un llamado al gobierno y al país en general para que las instituciones del territorio se empoderen, mucho más si se tiene previsto que el desarrollo minero sea una de las locomotoras de la economía, y posiblemente esta zona será estratégica en ese campo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.