Obama tiene ambiciosos planes: invertir en investigación y desarrollo en las energías renovables, crear empleos y reducir los costes, especialmente, de la energía solar.

Mientras que hace un par de días el presidente Barack Obama anunció la creación de un fondo de seguridad energética, que le permita a Estados Unidos reducir su dependencia con los combustibles fósiles, por otro lado, la Administración de Información de Energía (EIA) afirmó que la producción petrolera de este país subirá 25 por ciento en el 2014.

En su visita al Argonne National Laboratory de Chicago, lugar donde se desarrollaron las primeras baterías para los automóviles eléctricos, Obama propusó la creación de un fondo de seguridad energética por US$ 2 mil millones, con aportes anuales de  US$200 millones en los próximos 10 años, con el objetivo de financiar investigaciones para el desarrollo de  combustibles limpios y aprovechamiento de energías renovables.

Sin embargo, antes de que el fondo sea una realidad, deberá pasar por el congreso, lugar donde se presentará la propuesta con el argumento de que la dependencia de los automotores a los derivados del petróleo, influye en los constantes aumentos en el precio de la gasolina.

Al respecto, el mandatario dijo “se trata de seguridad económica. Cuando los precios de los combustibles se disparan, es más complicado planear inversiones y crear nuevos puestos de trabajo”. Hay que anotar que Obama no la tiene fácil. Tiene que lidiar con uno de los grupos de presión más poderoso del mundo, las petroleras.

Por otro lado, la EIA aseguró  que la producción de crudo de Estados Unidos pasará de 900.000 barriles por día en el 2013 a 7,3 millones. Si las proyecciones energéticas son correctas, la producción de petróleo del país norteamericano habrá subido un 40 por ciento entre el 2011 y el 2014, es decir, casi un 50 por ciento mayor que a comienzos de la década.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.