Virginia Rometty es la primera mujer en ocupar el cargo de CEO en IBM.

Diversidad, ADN de la empresa

En 1993, American Airlines decidió incluir en sus políticas corporativas de no discriminación, la de orientación sexual. “Nuestros socios LGBTI, sus aliados y compañeros de trabajo, aprecian el saber que están siendo evaluados por sus talentos y dedicación y no por su orientación sexual o cualquier otra característica no relacionada”, asegura José María Giraldo, director general en Colombia de la aerolínea.

La empresa extiende sus beneficios a la pareja doméstica del mismo sexo, es decir, hace extensivas las promociones y los programas que ofrecen a parejas convencionales. Dentro de sus proveedores cuentan con empresas de propiedad de LGBT y extiende la ley sobre ausencias de trabajo por motivos médicos o familiares a las parejas del mismo sexo.

Además, cuenta con un departamento de Estrategias de Diversidad dedicado a integrar la política dentro del personal. “Hemos aprendido que no es suficiente establecer las políticas y prácticas correctas, sino que también es necesario enfocarnos en la comunicación, el entrenamiento y los valores compartidos”, explica Martha Pantín, directora de Comunicaciones corporativas de American para el Caribe y Latinoamérica.
 
Apoyar, una ventaja competitiva

El apoyo a las mujeres que da IBM, se remonta a 1953, cuando empezó a contratarlas basándose en la legislación de igualdad de oportunidades, y 10 años después puso en práctica su política de “igual pago por igual trabajo”, por eso no sorprende que hayan entendido la diversidad como una ventaja.

La empresa busca ser un empleador de primera clase para las mujeres y para ello ha decidido trabajar sobre las barreras que existen en su avance hacia posiciones de liderazgo. Por ejemplo, es pionera en el trabajo flexible, con el que se permite a los empleados trabajar desde su casa. Aunque no es exclusivo para las mujeres, el manejo del tiempo les permite estar en casa con los niños y seguir realizando su trabajo.

Con el paso de los años, la preocupación por la igualdad y la no discriminación llevó a la compañía a incluir dentro de su política de diversidad al grupo LGBTI. “Nuestra diversidad es una ventaja competitiva y la creación consciente de equipos diversos nos ayuda a conducir a los mejores resultados para nuestros clientes”, asegura Connie Bonello, ejecutiva de Desarrollo en Diversidad.


Madres cabeza de familia, su prioridad

Exactamente el 90 % de los 3.700 empleados de Crepes & Waffles son mujeres, madres cabeza de familia para más exactitud. La empresa ha buscado apoyarlas en sus necesidades más próximas, por lo que las afilia a un plan de salud privada, adicional a la de su EPS obligatoria por ley. Además, tiene planes de vivienda, con el que facilita la compra de casas o apartamentos de interés social, también de recreación y desarrollo de talentos a través del arte. La empresa cree en la responsabilidad que tienen las mujeres por hacer progresar sus hogares, por eso el apoyo.

Durante la Cumbre de las Américas, la cofundadora Beatriz Fernández, explicó el origen de esa razón de ser. “El talento que desarrollé (con la compañía) fue entender que las mujeres teníamos que desarrollar nuestro poder más grande que estaba en el corazón y a partir de allí enfocar nuestros pensamientos y desarrollar nuestros talentos, porque soy una convencida de que solo el amor puede transformar personas, familias, sociedades, país y planeta”, aseguró.                              

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.