La última línea de la carta dice, "como pueblo histórico indígena hemos decidio morir aquí de manera colectiva. No tenemos otra opción."

Para ellos su territorio es sagrado y por eso lo llaman ‘tekoha’ que significa  cementerio ancestral. Esto, sin embargo,  no ha evitado que el suelo dentro de este territorio sea adecuado para albergar  plantaciones de caña de azúcar y soja por lo uqe se ha llenado de agricultores con los que la tribu se enfrenta día a día.

Los agricultores locales bloquean los puntos de entrada a las tierras, negando a los miembros de la comunidad el acceso a la escolarización, a la atención médica y al suministro de comida.

La comunidad ha sido notificada conforme al proceso No.0000032-87.2012.4.03.6006  del 29 de septiembre de 2012, de que deben dejar su tierra al lado del río Hovy, que hace parte del estado meridional brasileño de Matto Grosso do Sul, dodne viven hace un año.

En su carta dejan claro que no es la primera vez que los desplazan y que la historia de la tribu ha estado marcada históricamente pro la violencia e injusticia. Antes de vivir en las dos hectáreas que la Corte Federal les ha ordenado abandonar, vivían en un asentamiento que fue arrasado hace dos años por hombres armados.

De ejecutarse la orden, la comunidad entera, que incluye 70 niños, tendría que trasladarse al lado de la carretera donde se exponen a todo tipo de peligros. 

Para ellos este desalojo supone el fin de su cultura, por lo que han tomado la decisión  de terminar con su vida antes de enfrentarse a otra situación de desplazamiento: “Sabemos que los tribunales nos expulsarán de las tierras situadas junto al río, pero hemos decidido que no nos marcharemos. Como pueblo nativo, históricamente indígena, hemos decidido que nos matarán aquí juntos.”

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.