Los elementos radioactivos generalmente son juzgados por sus riesgos para la salud y el medioambiente. Sin embargo, la radioactividad es un fenómeno natural y el riesgo se presenta cuando los niveles de radiación superan los parámetros permitidos.

De acuerdo con los análisis de dosimetría aplicados por la Universidad Autónoma de México a algunos alimentos como la leche y la carne se encontraron  partículas de Cesio 134 y Cesio 137 y otros elementos radioactivos. Lo cierto es que vivimos en un mundo radiactivo y constantemente estamos expuestos a distintas fuentes de radiación, incluido nuestro propio cuerpo.

Le recoemndamos: ¿Estamos consumiendo alimentos fabricados con plástico?

Las formas radiactivas de los elementos se llaman radioisótopos o radionúcleos y existen de manera natural en distintas combinaciones y concentraciones en las rocas, como el granito, y en los minerales que hay en el medio ambiente.

De acuerdo el Consejo Nacional para la Medición y Protección de la Radiación de Estados Unidos, aproximadamente el 5% de la radiación anual a la que está expuesta una persona en Estados Unidos es “interna”, es decir que procede de lo que ingiere.

Le puede interesar: Los alimentos más propensos a causar una intoxicación

Por ejemplo el agua que bebemos contiene pequeñas cantidades de uranio y torio, mientras que los hongos son indicadores biológicos pues absorben los elementos radioactivos de la tierra.

Cinco alimentos naturalmente radioactivos

Según datos de la Comisión de Regulación Nuclear de Estados Unidos (USNRC) estos son algunos de los alimentos que mayor contenido de radiación natural tienen (medido en picocuries por kilogramo). La radioactividad es medida en curies, por lo cual tendríamos que consumir estos alimentos un trillón de veces en una sola ingesta para llegase a ser radioactivo y cause algún riesgo en la salud humana. 

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.