Activistas de Femen protestan en Francia por la liberación de presos políticos en Rusia.

Muchos afirman que el estilo de gobernar de Vladimir Putin es una combinación entre la realeza de los zares y el puño de hierro de Stalin. Por un lado, hay cierta legitimidad noble y autoritaria en sus decisiones, mientras que por el otro sus leyes son inflexibles e incluso, algunas, cuestionadas porque atentan contra otras libertades.

En los últimos meses, Putin ha enfrentado en varios escenarios internacionales a los que  asiste la manifestación de las mujeres de la ONG Femen y su lucha por la liberación de presos políticos. De hecho, el pasado domingo en Bélgica, el Presidente tuvo que ver a varias mujeres vestidas con los uniformes del ejército ruso y mensajes en el pecho desnudo: “Putin, asesino de la democracia", decían.

Por otro lado, el arresto de los activistas de Greenpeace ha generado una molestia internacional, porque a pesar de ser denunciados por “piratas”, en realidad la misión buscaba hacer consciencia sobre las explotaciones de petróleo en el Ártico.
Ante estas acciones la organización Amnistía Internacional, hará llegar una petición a Vladimir Putin, en días previos a los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, para que derogue una serie de leyes represivas que restringen el derecho a la libertad de expresión, reunión y asociación, según la organización.

 “El mensaje que envían a Putin tanto miembros de base y simpatizantes de Amnistía Internacional como líderes mundiales que observan los Juegos desde fuera es el mismo: que retire una serie de leyes que restringen los derechos a la libertad de expresión, asociación y reunión. Estas leyes suprimen la creatividad y el desarrollo de la sociedad civil y desvirtúan el papel legítimo de los activistas de derechos humanos en Rusia”, ha dicho Sergei Nikitin, director de la Oficina de Amnistía Internacional en Moscú.

“La libertad de expresión es fundamental para el funcionamiento de una sociedad sana. No se puede permitir que las autoridades rusas utilicen los Juegos Olímpicos de Sochi para maquillar su terrible historial de derechos humanos”, puntualizó Nikitin.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.