La semana pasada en Bogotá se hizo un anuncio que, aunque pasó relativamente desapercibido en los medios de comunicación, puede tener un impacto positivo en el desempeño ambiental del país. Se trata de lanzamiento del Centro de investigación para Latinoamérica del Instituto del Ambiente de Estocolmo (SEI, por sus siglas en inglés), una organización con gran reconocimiento internacional por su trabajo sobre desarrollo sostenible en diferentes regiones del mundo.

Le puede interesar: Colombia tendrá el primer Centro para el Desarrollo Sostenible de América Latina

La capital del país será la sede de este importante centro académico patrocinado por el gobierno de Suecia, que en 2016 fue elegido como el think tank más influyente en temas de política ambiental en el Global Go To Think Tank Index de la Universidad de Pensilvania. En esta entrevista su director, David Purkey, explica la elección de Colombia como centro de operaciones para América Latina y cuáles son los objetivos que persiguen con esta iniciativa.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Por qué escogieron a Colombia como sede del SEI para Latinoamérica?

DAVID PURKEY: La decisión de abrir una oficina en Colombia surgió cuando nuestra Junta Directiva nos pidió que estudiáramos la formalización de nuestra presencia en esta región tan dinámica. Los desafíos que enfrenta América Latina en términos de desarrollo sostenible son reales y las soluciones que surgen en respuesta son retadoras.

Analizamos varias opciones prometedoras para ubicar el nuevo Centro. Colombia es un país dotado de universidades de gran reputación, con instituciones gubernamentales proactivas y con una sociedad civil activa. Todos estos elementos se han fortalecido para emprender caminos de desarrollo sostenible durante la transición posterior al conflicto. El apoyo entusiasta del gobierno colombiano, particularmente a través de su embajada en Suecia, también fue un factor importante. Estamos esperando con interés poder participar en la investigación del desarrollo sostenible y apoyar las decisiones políticas en toda América Latina desde esta base estratégica en Bogotá.

Personalmente, llevo más de ocho años trabajando en América Latina y estoy muy entusiasmado de fortalecer mi propia investigación y ayudar a mis colegas de SEI a hacer lo mismo, trasladándome a Bogotá.

S.S. : ¿Cuál es su concepción de desarrollo sostenible?

D. P.: Estoy convencido de que el desarrollo sostenible debe ser el resultado de la política de un país. El enfoque del trabajo del SEI, y su misión como think tank es precisamente crear puentes entre los diferentes actores para lograr un impacto tangible en la creación de políticas enfocadas en la sostenibilidad.

Le recomendamos: Jóvenes colombianos presentaron demanda exigiendo que les garanticen un futuro sin tragedias ambientales

Las universidades no siempre producen información y conocimiento “digerible” para los tomadores de decisiones, ya que no es su expertise. Es por esta razón que se hace necesario este elemento articulador que ofrecemos desde el SEI. Aunque nosotros sí participamos en la creación de conocimientos básicos en materia de sostenibilidad, invertimos gran parte de nuestro tiempo y recursos para participar activamente en largos procesos políticos, generando relaciones y colaboraciones que al final producen resultados. Este es el modelo que queremos replicar aquí en la región.

S.S. : ¿Cuáles son los objetivos que se trazaron para este centro de investigación?

D.P.: Hemos decidido lanzar dos líneas de investigación en 2018. La primera es la planificación de recursos hídricos y el apoyo en la toma de decisiones relacionadas, en colaboración cercana con el grupo de agua en SEI Estados Unidos (SEI US Water Group), el grupo que dirigí antes de venir a Colombia. La segunda, que estará estrechamente vinculada con colegas de SEI Estocolmo, será la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Colombia fue un jugador muy importante en la articulación de los ODS y de la Agenda 2030, y sin duda ha sido un país líder en su implementación. No obstante, desde el SEI reconocemos que hay aún una enorme oportunidad de acción en este campo y estamos desarrollando técnicas para promover un enfoque más integrado. Esto sería algo que nos gustaría implementar y desarrollar en Colombia y América Latina.

S.S. : ¿Cómo va a funcionar el SEI?

D.P.: Para el final de 2018 esperamos contar con un equipo de unos 10 investigadores en esta oficina para trabajar inicialmente en las áreas de recursos hídricos e implementación de los ODS. En principio, los recursos con los que trabajaremos son parte del apoyo que recibimos del Gobierno de Suecia y sus organizaciones de cooperación internacional. No obstante, el SEI es una organización sin ánimo de lucro que siempre está buscando nuevas fuentes de financiamiento. Esperamos en el futuro contar con numerosos aliados que apoyen nuestra misión en Colombia y en la región.

S.S. : ¿Cómo analizan la situación de Colombia en términos de desarrollo sostenible?

D.P.: Colombia, particularmente, está viviendo un momento muy interesante en esta nueva etapa del posconflicto. En ese sentido, vemos la oportunidad de crear un Modelo de Transición Sostenible, pues si analizamos otros países en el mundo que han atravesado procesos similares, por lo general el impacto ambiental ha sido enorme, como es el caso de Angola. El riesgo está en el creciente acceso a los recursos naturales, antes limitados por la presencia del conflicto y una deficiente presencia del Estado. Es una prioridad desarrollar e implementar una política de sostenibilidad en estas regiones a corto y largo plazo.

Le sugerimos: El premio a la cocina para el posconflicto de Leonor Espinosa

Colombia tiene una oportunidad de oro para convertirse en un referente en este tema nivel mundial, y actualmente pienso que cuenta con todos los ingredientes necesarios: instituciones académicas de primer nivel, instituciones ambientales con alto conocimiento, una sociedad civil activa, así como el creciente compromiso de la clase política de enfocarse en el tema de la sostenibilidad. No obstante, es importante una gran inversión de tiempo y de recursos para poder lograr esta meta.

Desde el SEI pensamos que podemos contribuir con conocimiento a este importante proceso, que fue una de nuestras principales motivaciones para instalar nuestra sede en Bogotá y sin duda será uno de nuestros grandes aportes para el desarrollo sostenible en Colombia.

S.S. : ¿Cuál es la experiencia de Suecia en esta materia, qué aprendizajes podría sacar Colombia de ella?

D.P.: Suecia es un país líder, ampliamente reconocido por su trayectoria en materia de sostenibilidad y la promoción políticas “verdes” innovadoras. Su compromiso se refleja en el importante apoyo brindado, a través del Gobierno y los fondos de cooperación, a organizaciones como el SEI, que precisamente buscan contribuir activamente en este frente a nivel internacional. Estoy convencido que nuestra presencia en Colombia permitirá no solo una mayor transferencia sino un intercambio de conocimientos sobre los que podremos trabajar, junto con los demás países de la región, hacia un mejor futuro sostenible para todos.