Niña con discapacidad visual en una proyección de ‘Cine Para Todos’.

Por mucho tiempo, ir a cine en Colombia fue una actividad casi exclusiva para personas videntes y oyentes. La mayoría de asistentes con discapacidad sensorial no podían entender a plenitud una película por sí mismos; necesitaban de los comentarios o de la ayuda de sus acompañantes, algo bastante complicado en una sala oscura y diseñada para guardar silencio.

Hoy, 11 teatros de las principales ciudades del país, a través de receptores de traducción simultánea, gafas inteligentes, tabletas y teléfonos celulares, permiten la proyección de películas con audiodescripción para la comunidad en condición de discapacidad visual, y con subtítulos y lengua de señas para la población no oyente. Las funciones, completamente gratuitas, se realizan los últimos sábados de cada mes y benefician a un promedio de 25 asistentes por evento. (Vea: La discapacidad no existe a los ojos de los niños)

La magia de esta iniciativa, conocida como ‘Cine Para Todos’ y liderada por el MinTIC, Cine Colombia S.A. y la Fundación Saldarriaga Concha, está en permitir que personas de ambas discapacidades puedan contar con la claridad suficiente para divertirse y comprender un mismo filme, aún si se encuentran solos. Desde sus inicios, en noviembre de 2012, el proyecto ha logrado convocar a más de 20.000 personas, de las cuales 11.833 asistieron el año pasado.

¿Cómo se logra?

Para empezar, las personas sordas o hipoacústicas cuentan con subtítulos de colores que hacen las veces de la voz e indican claramente qué personaje habla, aún si este no se ve en pantalla. Para quienes manejan como primer idioma la Lengua de Señas Colombiana o no saben leer español, existen dos opciones: tabletas que permiten descargar un video con la traducción en señas, y gafas inteligentes que proyectan un intérprete, casi a manera de holograma, al tiempo que transcurren las escenas de la película.

En el segundo caso, el de personas ciegas o con baja visión, existen pequeños aparatos similares a los usados para la traducción simultánea que les permiten escuchar una descripción de los escenarios, los personajes y otros detalles presentes en la imagen.

AT Medios, compañía prestadora de servicios de accesibilidad en la industria audiovisual, es la encargada de traducir a lengua de señas, subtitular y crear las audiodescripciones a partir de películas en formato Blu-ray que cuentan con los permisos para ser modificadas. (Vea: Préstele sus ojos a una persona con discapacidad visual)

“Las personas que ven tienen la tendencia a establecer una relación de dominación sobre las personas ciegas, olvidando que estas tienen criterio, gusto e interés propio. Nosotros buscamos entregarles la mayor cantidad de información posible para que ellas mismas decidan sobre la película, desde sus expectativas”, explica Dean Lermen, comunicador social y periodista en condición de discapacidad visual, y encargado de revisar y controlar la verdadera efectividad de las audiodescripciones. “Yo, por ejemplo, no esperaría que una persona que ve me cuente la película, porque estoy oyendo la banda sonora, los diálogos y la música. La persona ciega es un lector también, y es por esto que la audiodescripción debe deslizarse con una gran delicadeza, casi sin tocar, que con solo una caricia forme la imagen”, añade.

Además de estas herramientas, también existe la posibilidad de descargar una aplicación para smartphones o tablets llamada Whatscine. Según Luis Guillermo Torres, presidente de AT Medios, esta le permite al público descargar los videos en lengua de señas y verlos desde sus propios dispositivos, igual que las audiodescripciones. “Esta aplicación fue desarrollada por la Universidad Carlos III de Madrid. Nosotros lo que hicimos fue integrarla dentro del proyecto. Se adquirió una licencia por un año, pero el gobierno colombiano ya está adelantando la creación de una propia para el país”, asegura Torres.

Por una industria cinematográfica inclusiva


Empleada del cine ayudando a un asistente a llegar a su sala.

Paralelamente a esta iniciativa, el MinTIC ha buscado involucrar productores, realizadores y distribuidores en el proceso de inclusión. El pasado mes de julio de 2014, dentro del marco del evento ‘Colombia 3.0’, se firmó el acuerdo ‘Pacto por la inclusión tecnológica en el cine’, que estableció el compromiso de facilitar el acceso de la comunidad en condición de discapacidad a este ámbito de la cultura. Sandro Duque, Gustavo Nieto Roa, Dago García, Jhonny Hendrix, Harold Trompetero, Alessandro Angulo y Sergio Cabrera, fueron algunos de los que firmaron el acuerdo.

Hasta el momento, las películas que se proyectan para la población con discapacidad sensorial son realizaciones ya estrenadas desde meses antes. La razón: son necesarios 20 días para hacer las adaptaciones a partir del momento en que se recibe el filme en formato Blu-ray. “Solo hasta ahora, la industria del cine está siendo consciente de que la audiodescripción, por ejemplo, debe ser parte de la producción misma de las películas. Si eso se lograra siempre, tendríamos el estreno normal, que se hace un jueves, y luego el estreno para personas con discapacidad al sábado siguiente”, explica María Isabel López, directora de convenios comerciales de Cine Colombia.

Por ahora, ‘Cine Para Todos’ está presente en Bogotá (Gran Estación y Centro Mayor), Barranquilla (Buenavista), Bucaramanga (Cacique), Cali (Cosmocentro), Medellín (Molinos), Montería (Alamedas), Ibagué (La Estación), Pereira (Victoria Plaza), Armenia (Portal Quindío) y Manizales (Fundadores), pero tiene el reto de extenderse a más ciudades de Colombia.

Se espera que llegue un día en que tanto oyentes como no oyentes, y videntes como invidentes, puedan ingresar a los mismos teatros y funciones, con las facilidades que cada uno necesita para entender y disfrutar de uno de los mejores planes culturales de la ciudad: ir al cine.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.