Según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica y Estética (Isap), Colombia es el quinto país donde más procedimientos estéticos se hacen. Esto lo demuestra la cifra anual de este tipo de intervenciones que, en el país, asciende a 420.955. De este número entre el 30 y 40 por ciento de los implantes de seno se hacen en niñas y jóvenes menores de 18 años. Esto deja claro que falta regular estas intervenciones. 

Para enfrentar esta realidad el senador Mauricio Lizcano radicó este martes 7 de abril ante la Secretaría del Senado un proyecto de ley que busca prohibir los procedimientos médicos y quirúrgicos estéticos para pacientes menores de edad y establecer un régimen sancionatorio a quienes violen esta prohibición. 

Los médicos e instituciones de salud que incumplan la norma tendrán que pagar una multa de 450 salarios mínimos legales mensuales vigentes (290 millones de pesos) y se verán abocados al cierre temporal o definitivo del centro de salud, si reinciden. También responderán solidariamente por todo daño ocasionado a los pacientes como consecuencia de la realización de estos procedimientos.

La norma también establece que se prohibirá la promoción publicitaria dirigida a menores de edad de procedimientos médicos y quirúrgicos estéticos. Igualmente se restringe el uso de modelos menores de edad en campañas de promoción de cirugías estéticas, consultorios y clínicas de cirugía estética, y procedimientos estéticos de cualquier tipo.

Según Lizcano esto es necesario no solo por las cifras, sino porque en Colombia “esto se ha vuelto una moda y la falta de información de los padres sumada a la irresponsabilidad de muchos médicos que practican estas cirugías ha hecho de que esto se vuelva una sintomatología que se debe prohibir. En el país solo existen dos tipos de regulaciones que son, a lo sumo, insuficientes: la primera es la autorregulación existente en el mismo gremio médico que lleva a quienes realizan estas cirugías ante comités de ética médica. La segunda, es que los padres no den su consentimiento para hacer estos procedimientos, pero desde el Estado no hay ningún tipo de medidas para controlar esta situación”.

Esta es la primera vez que se busca pasar una ley que le ponga ‘tate-quieto’ a estas prácticas en el país. Para Lizcano, “radicar este proyecto importa no solo por la regulación, sino porque abre un debate público que se pregunta por el tipo de educación y ejemplos que le estamos dando a nuestros niños y jóvenes”.

Lina Triana, presidenta de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica y Estética Reconstructiva (SCCP), dijo a Semana Sostenible que Lizcano socializó el proyecto con la SCCP y que dicha sociedad “apoya por completo esta iniciativa”. También afirmó que lo que busca este proyecto es “proteger a los niños del país del os riesgos que puede tener una cirugía estética. Sin embargo, el proyecto debería ir más allá y protegerá los colombianos en genera. Con esto quiero decir que este tipo de cirugías solo deberían ser hechas por manos idóneas, es decir, por especialistas con educación formal”.

Tanto Triana como Lizcano explicaron a este medio que una cirugía de este tipo hecha a un menor de edad puede, en la gran mayoría de los casos, significar que cinco o cuatro años después haya que eliminarla o corregirla ya que cuando se hacen procedimientos en cuerpos que todavía no se han terminado de desarrollar los resultados nunca son buenos. Tanto así, que “incluso algunos procedimientos de implantes de seno pueden afectar procesos importantes como la lactancia materna” aseguró Lizcano. 

Lizcano explicó que la prohibición no aplica a cirugías de nariz, ojos y de orejas, cirugías reconstructivas mal realizadas por médicos, peelings químicos y mecánicos superficiales, y depilación láser. Tampoco aplica a cirugías motivadas por patologías físicas o psicológicas debidamente acreditadas por los respectivos profesionales de salud.

El proyecto prevé que en los casos de cirugías motivadas por patologías físicas o psicológicas el cirujano deberá solicitar un permiso especial a la entidad territorial de salud para la realización del procedimiento. Para el efecto, se faculta al Ministerio de Salud para establecer el procedimiento de permiso.

Algunos de los procedimientos y cirugías que se prohíben son: 
      • Cirugías de Implante de Senos y de Glúteos
      • Blefaroplastia: cirugía de párpados
      • Implante malar: consta en la inserción de un implante para mejorar el equilibrio de los rasgos faciales
      • Ritidectomía: el famoso lifting o estiramiento facial, busca rejuvenecer el rostro reposicionando los tejidos faciales
      • Mamoplastia
      • Abdominoplastia: cirugía en la que se remodela y reafirma el abdomen
      • Liposucciones y Lipoesculturas: Son procedimientos que remoldean la silueta al extraer los acúmulos grasos periféricos (grasa o tejido adiposo) aspirándolos por medio de una jeringa conectada a una máquina aspiradora, sea automática o mecánica, o mediante ultrasonido
      • Vaginoplastia: también llamada cirugía de rejuvenecimiento vaginal
      • Botox: busca reducir o desaparecer las líneas de expresión

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.