Información de la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional 

En la base militar de Marandúa (Vichada) se llevará a cabo el primer lanzamiento de la misión Prometeo I SIMTE II, con el que Colombia avanzará en el cumplimiento de los protocolos de una misión espacial.

El Grupo de Investigación y Desarrollo Aeroespacial de la Universidad Nacional (GIDA) construyó este vehículo tipo cohete, el cual, a través de un sistema de telemetría, permite leer en vivo y en directo los datos de su comportamiento en el espacio.

La Industria Militar Colombiana (Indumil) suministró a los investigadores de la Universidad Nacional el combustible “candy”, conformado por concentraciones de sal y azúcar que producen más gas y le permiten al cohete impulsarse.

En los patios de esta entidad, ubicada en el CAN en Bogotá, la próxima semana se probarán los motores como preámbulo del gran lanzamiento que tendrá lugar en Vichada y que contará con el apoyo de la Fuerza Aérea, encargada de delimitar el espacio aéreo que la aeronave atravesará.

El Prometeo I SIMTE II está construido en aluminio, con piezas fabricadas en polímero de impresora 3D, tubos de PVC y cerámica para soportar la temperatura. Alcanza velocidad supersónica, superior a la del sonido, y es posiblemente el vehículo más rápido diseñado en la Universidad.

Asimismo, cuenta con dos fuselajes, aletas y un paracaídas de 1,60 metros de diámetro, que resiste los 7 kilos de fuerza del cohete en caída y lo frena aproximadamente a 500 metros, a una velocidad de 30 kilómetros por hora. Además, posee un alcance vertical de alrededor de 3 kilómetros.

Todo el diseño del sistema de control fue elaborado en la Universidad Nacional, destaca Óscar Iván Ojeda Ramírez, coordinador del GIDA. “Tiene una tarjeta que mide las aceleraciones, es decir cómo sube, cómo gira en tiempo real y cómo se está comportando. Asimismo, su sistema de telemetría arroja datos de velocidad, posición, altura y desplazamiento”, explica Ojeda Ramírez.

Primera misión espacial de la U.N.

Se trata de la primera misión de su tipo realizada en la Universidad Nacional, resultado de casi un lustro de investigaciones adelantadas por el grupo, primero de la Institución enfocado en desarrollar capacidades de manufactura, logística y organización de una misión aeroespacial.

La metodología Space Mission Engineering (ingeniería de misiones espaciales) plantea un programa de 14 pasos que permiten proyectar una misión desde su concepción hasta la finalización de operaciones.

“Para la misión Prometeo I, estos pasos se ajustaron al perfil, debido a que esta no pondrá un objeto en el espacio, pero se estructura de la misma manera, con el fin de adquirir rigor y experiencia en el campo del diseño de misiones espaciales”, amplía el coordinador, quien destaca la importancia de establecer todos los protocolos de logística y seguridad en una operación de campo que tenga como objetivo ejecutar el lanzamiento de un vehículo tipo cohete.

En el desarrollo de este proyecto, emprendido en 2014, han participado instituciones como la Fuerza Aérea Colombiana, la Comisión Colombiana del Espacio, Indumil y otras instituciones educativas, así como empresas privadas. Desde la U.N., la iniciativa ha sido apoyada por la Dirección de Bienestar de Sede, a través del programa Gestión de Proyectos, y por la Dirección de Bienestar de la Facultad de Ingeniería. 

Gracias a su apoyo, se está fomentando y facilitando la cooperación interinstitucional, al trabajar en aspectos como la carga útil a implementar, la logística y el protocolo del lanzamiento.

Avances aeroespaciales

GIDA fue constituido en 2011. Desde sus primeros acercamientos e investigaciones resolvieron construir un túnel de viento, herramienta que somete a los objetos a esfuerzos aerodinámicos y que serviría para consolidar una idea más grande: la construcción de un cohete.

El grupo se formalizó ante la Universidad en 2013 y fue entonces cuando empezó a recibir fondos y a discutir la creación de un programa espacial. Alrededor de 20 estudiantes entre ingenieros, diseñadores y físicos conforman este equipo de trabajo.

Su primer acercamiento a la ingeniería, diseño y desarrollo de aviones y cohetes fue el SIMTE I, un cohete a propulsión de agua que podía elevarse entre 300 y 350 metros.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.