El transporte, sin lugar a dudas, es uno de los mayores retos para la sostenibilidad de las ciudades a futuro. Mejorar los sistemas de transporte, lograr mayor comodidad para los usuarios y disminuir los tiempos de desplazamiento son algunos de los problemas que deben sortear los tomadores de decisión y los investigadores en procura de una mejor movilidad.

En Colombia los sistemas de transporte masivo se encuentran rezagados ante el resto del mundo ya sea por la negligencia de los tomadores de decisión o por las llamadas mafias de transportadores a quienes poco les interesa que el modelo de negocio cambie. 

Sin embargo, en nuestro país surgen valiosas ideas que son reconocidas a nivel mundial. Este es el caso del ‘Berlino’, un minibús eléctrico y autómata pensado para el servicio público pensado para ciudades inteligentes. 

El prototipo, diseñado por Édgar Sarmiento, egresado de la Universidad Nacional, fue premiado en dos categorías en el pasado ‘Urban Mobility Challenge: Berlin 2030’. El ‘Berlino’, de dimensiones similares a las de un vehículo particular, viene equipado con sensores, tiene dos caras que le permiten cambiar de sentido fácilmente y dos puertas a los costados.


El bus es eléctrico, pero puede alimentarse con los paneles solares que tiene en su techo; además cuenta con soportes para llevar bicicletas, requerimientos derivados del reto que impuso el Urban Mobility Challenge, que buscaba idear sistemas de transporte para la Berlín del futuro. 

Asimismo, el sistema ofrece la posibilidad de que los usuarios planeen su ruta, por medio de aplicaciones de transporte que facilitarán la movilidad. “La plataforma recomienda la ruta más adecuada y todo el tiempo estará alimentándose de información para evitar situaciones como accidentes, congestiones y cualquier problema que se presente en el camino”, declaró Sarmiento a la agencia de noticias de la Universidad Nacional.

El prototipo también fue premiado en la categoría de sistemas de transporte de carga. Para ello el ‘Berlino’ cuenta con un sistema que permite transportar productos, esto permite seguir el principio de las ciudades inteligentes en las que las cargas grandes no deben ingresar a las ciudades sino descargarse en almacenes de las periferias y luego ser distribuidos en más pequeños.


“El problema de movilidad está definido por la usabilidad del transporte. Si la distancia a recorrer es de un kilómetro, el ciudadano debería caminar, si es de 8 kilómetros debería usar la bicicleta, y si es de 10 kilómetros entonces podrían ofrecerse medios unipersonales eléctricos en microzonas, con el fin de hacer eficiente el transporte en la ciudad”, añade Sarmiento.

*Con información de la Agencia de Noticias U.N.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.