;
BBC

Según un estudio publicado en la revista Nature, el flujo de la Corriente del Golfo se ha reducido en un 15% en mil años.

Esta corriente funciona como una banda transportadora que comienza su trayecto en el golfo de México y el mar Caribe, donde sus aguas cálidas van hacia el norte, volviéndose más frías hasta llegar a Europa Occidental.

Ahí se encuentran con las aguas frías de mares como el de Barents y Groenlandia.

Le recomendamos: El cambio climático perturba la circulación de las corrientes en el Atlántico

De esa manera, se genera un ciclo en el que aguas cálidas, menos densas y más "livianas", viajan por la superficie hacia el norte y aguas frías, más densas y más "pesadas" viajan en las profundidades hacia el sur.

Esta animación de la NASA muestra cómo circulan las corrientes del océano:

Lo que han descubierto científicos liderados por David Thornalley, del University College de Londres, es que este ciclo se ha ralentizado, posiblemente debido a que los hielos del ártico y de los mares nórdicos que se derriten están añadiendo más agua dulce al ciclo.

Este agua, como no tiene sal, es menos densa, con lo cual no se van tan fácilmente al fondo y no circula hacia el sur.

Las causas

Cuando esto ocurre, el sistema se descontrola y eso podría tener efectos como enfriar las aguas del Atlántico Norte, transformar algunos ecosistemas de aguas profundas o afectar a especies sensibles a la temperatura, como los corales o los bacalaos.

Otro efecto podría ser que se presentaran temperaturas más bajas en el noroccidente de Europa.

Un arrecife de coralEl cambio en la temperatura del agua afecta a los arrecifes de coral. Foto: GETTY vía BBC

"Los cambios que estamos viendo en las corrientes profundas del Atlántico podrían tener grandes efectos en los ecosistemas oceánicos", le dijo a la BBC Murray Roberts, biólogo marino de la Universidad de Edimburgo.

"El Atlántico profundo contiene algunos de los más antiguos y espectaculares arrecifes de coral… estos delicados ecosistemas dependen de las corrientes oceánicas para obtener su alimento y dispersar sus crías".

Puede interesarle: El lento camino hacia la desaparición de los glaciares

Otro estudio, publicado también esta semana por la revista Nature, muestra resultados similares sobre el debilitamiento de la CAMR.

Los estudios, sin embargo, difieren sobre las causas del debilitamiento.

El primero afirma que se debe factores naturales durante el fin de la "Pequeña Era de Hielo", alrededor de 1850.

Olas de marLas corrientes en los océanos ayudan a regular el clima en el planeta. Foto: GETTY vía BBC

El segundo lo relaciona más con el cambio climático y lo ubica de manera más notoria hacia 1950.

"Es probable que el continuo calentamiento global continúe debilitando aún más la CAMR a largo plazo", dice este segundo estudio, desarrollado por el Instituto de Investigación de Impacto Climático de Potsdam, Alemania.

Puede leer: La sentencia de la Corte Suprema que busca proteger a las futuras generaciones frente al cambio climático

Más allá de las diferencias, los científicos coinciden en que es necesario continuar estudiando cómo se comporta la CAMR para entender si el deshielo podría provocar una mayor desaceleración de este sistema del que depende el equilibrio en el planeta.