Un altar de cráneos fue el descubrimiento de los investigadores. Este altar aparece en dibujos del Códice Durán y del Códice Matrisense que datan de la segunda mitad del siglo XVI de la nueva España.

El primer códice cuenta la historia de los mexicas y fue escrito por el fraile dominico Diego Durán. El segundo contiene parte de la investigación etnográfica hecha por fray Bernardino de Sahagún. (Vea: Animales que parecen sacados de la ciencia ficción)

Según Eduardo Matos, arqueólogo encargado de la investigación, "el interés del hallazgo radica en que las fuentes históricas nos mencionan y hacen alusión al tzompantli y su función”. El tzompantli era una estructura cuya función era contener, con una serie de varas y postes, cráneos de personas decapitadas en diferentes ceremonias.

“El tzompantli, junto con otras estructuras como el Templo de Cuauchicalco, ubicado en la zona poniente del Templo Mayor, o el juego de la pelota, comprueban que en algunas pictografías y códices del siglo XVI ya se dibujaban estos edificios y la arqueología permite ratificar que allí están” dijo Matos. (Vea: Palmas nativas pueden ser un negocio sostenible)

En las casi cuatro décadas que Matos lleva al frente de las excavaciones en el Templo Mayor, ha detectado más de 45 edificios vestigios parciales y completos. La idea es que una vez se terminen los trabajos de investigación, el altar quede descubierto para el público.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.