NABU
;
DW

La organización ecológica alemana Alianza para la Protección de la Naturaleza (NABU) destaca, cada año, la postura más retrógrada de cara al medio ambiente con el premio “El Dinasaurio del Año”. El galardonado con este premio negativo este año es el presidente de Exxon Mobil Central Europe Holding y de la Asociación Económica de Explotación de Petróleo y Gas (WEG).

Gernot Kalkoffen, según NABU, se hizo merecedor a dicho premio por su trivialización de los riesgos que representa la explotación de gas y petróleo a través del “fracking”. El “fracking” o fracturación hidráulica es una técnica para extraer o aumentar la extracción de gas o petróleo del subsuelo.

Hay gran preocupación internacional acerca de las técnicas de fracturación hidráulica, debido al riesgo de contaminación de las aguas subterráneas destinadas al consumo humano. Además, está la emisión de contaminantes que afecta la calidad del aire y cuyos efectos en la salud humana puede influir en el desarrollo de cáncer. Entre los aditivos utilizados en “fracking” se encuentran queroseno, benceno, tolueno, xileno y otros formaldehidos.

Lo más “retrógrado” en política energética

Gernot Kalkoffen recibe también el premio por su labor frente al WEG, gracias a su “retrógrada política energética”. Así, Kalkoffen se convierte en el segundo representante del consorcio Exxon Mobil en ganar el premio negativo de NABU. En el año 2000 NABU declaró a Lee R. Raymond como el “Dinosaurio del Año”.

¿Tecnología de transición?

Según NABU, Exxon Mobil sigue promoviendo –erróneamente– la explotación de gas natural con la ayuda del “fracking”. NABU teme que los bajos precios de esta técnica propicien un mayor consumo de energía. Además, el aumento de la explotación y fugas en las tuberías pueden aumentar las emisiones de metano, contribuyendo así al calentamiento global.

Según Exxon Mobil, la explotación de gas natural es una tecnología de transición para respaldar el cambio energético impulsado por el Gobierno alemán. Según Kalkoffen, sin gas ni petróleo será imposible garantizar el suministro de energía en los próximos años.

En una entrevista publicada en la página principal de Exxon Mobil, Kalkoffen alaba “el balance de CO2 de las centrales eléctricas de gas natural” y asegura que una “explotación de gas en Alemania sería ideal”.

Kalkoffen sostiene que la producción de gas natural a través de “fracking” es segura. NABU, por su parte, advierte que la explotación industrial de gas natural trae consigo distintos peligros y riesgos, como terremotos, fugas en los sistemas de tuberías y la excesiva emisión de sustancias tóxicas provocadas por la inyección de agua y químicos a alta presión. Para Olaf Tschimpke, director de NABU el presidente de Exxon Mobil Europa tenía este premio negativo más que ganado.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.