Foto: Guillermo Torres / SEMANA

Detonante tiene una fórmula innovadora: alternar músicos con conferencistas que inspiran a la audiencia y dejan ideas de transformación sembradas en los asistentes. Después de tener en el escenario a Elkin Robinson, Tim Dixon, director de Purpouse Europa, ayudó al público a recuperar el optimismo con las historias de los héroes cotidianos que enfrentan las peores adversidades para mejorar el mundo.

Puerto Candelaria trajo a Bogotá el calor de su experiencia en Quibdó y después de su explosión musical llegó Radu Dumitrascu, director de comunicaciones de la Fundación Ikea, quien habló de su experiencia con campañas para Greenpeace e impactó a los participantes cuando compartió la estrategia utilizada para salvar al Ártico de la explotación petrolera.

Uno de los momentos más emocionantes de la noche tuvo lugar cuando ChocQuibTown, que ha logrado traspasar fronteras y llevar la música del Pacífico a todo el mundo, puso a bailar y a cantar a los participantes. En el momento que Tostao cerró la presentación dijo: “Festivales en Latinoamérica hay muchos, pero no como este. ¡Larga vida a Detonante!”. Acto seguido, el público siguió pidiendo más de los chocoanos.

Después de largos segundos de aplausos, entró Rodrigo Niño e hizo una dramática intervención sobre la posibilidad de acabar con el orden de la exclusión y la desigualdad a través de la financiación colectiva de iniciativas tales como la propiedad inmobiliaria. Así lo ha hecho ya en Manhattan y en Bogotá con el proyecto Prodigy Network. Después de dejar al público pensativo, llegó a escena el angoleño DJ Batida, quien tuvo el reto de poner a saltar al público con un animado set de música electrónica.

La sorpresa la dio el ciclista bogotano Esteban Chávez, tercero en la última Vuelta a España. El chavito subió al escenario con su sonrisa de oreja a oreja y fue ovacionado por todos mientras era nombrado deportista embajador del festival. “Vengo a dejarles un mensaje a los jóvenes. Pueden lograr lo que se proponen”, dijo.  A su intervención le siguió Walter Robb, CEO de Whole Foods, una empresa estadounidense comprometida con cambiar la percepción que la gente tiene de los alimentos.

Finalmente, Zopilote, Memo, Joselo y Quique, los miembros originales de la agrupación mexicana Cafe Tacvba, salieron al escenario pasadas las 9 Y 30 de la noche. Tocaron durante una hora y media y celebraron la existencia de Detonante, un espacio en donde la música y las ideas conectan a las personas con las posibilidades de cambio.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.