Las familias que vivieron en el antiguo Doña Ana, se vieron obligadas a vivir entre el agua.

El proyecto del Nuevo Doña Ana, en tierra firme, es un claro ejemplo de éxito de alianzas público-privadas, en donde la participación de los gobiernos Nacional, regional y local, de la Cruz Roja, fundaciones, y empresas privadas, hizo posible esta nueva vida para 148 familias.

El antiguo Doña Ana era un corregimiento ubicado en la zona de la Mojana, extensa región del país tradicionalmente inundable, que permanecía cerca de 9 meses al año bajo el agua. Las familias que durante muchos años vivieron en el antiguo Doña Ana, se vieron obligadas a desarrollar una cultura anfibia, en la que vivir entre el agua era parte de su quehacer diario. 

La alcaldía de San Benito Abad donó un terreno a 40 minutos en lancha de su antiguo centro poblacional, donde se dio inicio a la construcción de lo que hoy es el Nuevo Doña Ana, con casas, servicios públicos, sede educativa, vías, centro comunitario, zonas verdes y equipamento deportivo, con una sustancial mejora en su calidad de vida.

El Gobierno Nacional, a través del Fondo Adaptación tomó la decisión en el año 2012 de apoyar la iniciativa de la Cruz Roja para desarrollar el proyecto de reasentamiento de esta comunidad y ofrecerles a las familias una vida mejor, pero en tierra firme, lo que fue el inicio del Nuevo Doña Ana.

A continuación vea la historia de Doña Ana:

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.