En los países industrializados, los alimentos suelen ser transportados largas distancias hasta llegar a los supermercados. Esto supone un grave daño ambiental porque el transporte aéreo es particularmente perjudicial.