Foto: AFP
;
AFP

Un joven artista francés pintó en cinco días una obra efímera de 10.000 m2 sobre una colina en Suiza, el mayor fresco sobre hierba realizado en el mundo. (Vea: Un libro tridimensional que es toda una obra de arte)

Guillaume Legros, más conocido como Saype, escogió la pequeña comuna de Leysin, cerca del lago Lemán, para pintar un pastor de 100 m por 100 m, descansando en la hierba, con los ojos medio cerrados y una pipa en la boca.

Para preservar la naturaleza, Saype sólo utilizó productos naturales y biodegradables, hechos con agua, harina, aceite de lino y sustancias naturales. Para realizar la obra, pulverizó esta mezcla con una pistola de pintura.

La lluvia y la hierba que irá creciendo se encargarán de hacer desaparecer poco a poco al personaje.

Para llevar a cabo esta proeza, el artista tuvo que superar múltiples obstáculos, debidos sobre todo a la dimensión de la obra y al desnivel del terreno. 

"Es un desafío técnico y físico. Si te olvidas un bote de pintura abajo, necesitas media hora para ir a buscarlo", explicó Saype en el diario 24 heures. 

También tuvo que enfrentarse a otros imprevistos, como tormentas, la fermentación de la pintura... Y los agujeros de los topos, que le obligaron a reparar in extremis la cara del pastor, antes de la inauguración de la obra este sábado. (Vea: Animales increíbles gracias al arte del Amezaiku)

Saype, de 27 años, quiere sensibilizar a la gente sobre el respeto al medio ambiente. "Dibujé un hombre inmenso. Pero en la inmensidad de la naturaleza, no es nada. Es eso en lo que quería pensar", contó al diario.

Saype vive y trabaja en Suiza. Autodidacta, empezó a interesarse en la pintura a través del grafiti, con 14 años. Pionero de la técnica de pintura sobre hierba, una corriente artística entre el ‘land art‘ y el grafiti, realiza desde 2013 gigantescos rostros efímeros en los paisajes.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.