A pesar que el Sol acompaña a la humanidad desde el mismo momento en que empieza el día, los seres humanos nunca han perdido la capacidad de asombro frente a la estrella que garantiza la vida en la Tierra. Sin embargo, el atractivo de este cuerpo celeste es equiparable a la dificultad de explorarlo. 

Ante esta paradoja la NASA, el 11 de febrero del 2011, lanzó al espacio la sonda espacial Solar Dynamics Observatory, equipada con un poderoso telescopio. Una herramienta que proporciona a los científicos de la agencia espacial estadounidense cerca de 1,5 terabytes de datos diarios. 

Esta cantidad de información se obtiene gracias a dos instrumentos, el Helioseismic and Magnetic Imager, que estudia los componentes de la actividad magnética del cuerpo celeste; y el Atmospheric Imaging Assembly, que capta imágenes del disco solar en varias bandas del ultravioleta y del extremo ultravioleta.

Pero además de la valiosa información que envía el telescopio, este también envía una gran cantidad de imágenes que sirven para crear verdaderas obras de arte como el siguiente timelapse titulado ‘SUN’ en el que Michael König muestra al astro en toda su majestuosidad y donde curiosamente la Luna hace una pequeña aparición.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.