El uso de la tierra es uno de los temas más polémicos en América Latina.

La ONG Global Witness divulgó la investigación titulada “Ambiente Mortal”, documento que indica que entre 2002 y 2013, al menos 908 personas perdieron la vida en 35 países, 80 por ciento en América Latina, por defender el medio ambiente y el acceso a la tierra.

La ONG explicó durante la presentación que no existe la suficiente documentación sobre los problemas que aquejan el gremio de los activistas ambientales y que por ende la cifra puede ser mayor.

La fuerte competencia para acceder a los recursos naturales, especialmente en países como Brasil, Honduras y Perú y otros de Asia-Pacífico es para la ONG una de las razones para que ocurra este fenómeno. 

Brasil es el país en donde se registraron más muertes, ascendiendo a 448. Le sigue Honduras con 109 muertes, Filipinas con 67 y Perú con 58. Al menos 661 de los asesinatos mencionados (esto es, más de dos tercios) se cometieron, entre otros factores, por conflictos por la propiedad, el control y el uso de la tierra.

El número de víctimas fatales ha aumentado. El informe menciona que para 2012 se registraron 147 muertes, casi tres veces más que en 2002. De los responsables, solo 10 personas han sido judicializadas.

La problemática se extiende a las comunidades indígenas en estas zonas, puesto que la propiedad de la tierra no está, en muchos casos, reconocida por la ley y es propicia a ser explotada por intereses económicos. 

"Esta situación que tan rápidamente está agravándose parece estar oculta a plena vista, lo cual debe cambiar. 2012, el año en que se celebró la última Cumbre de Río, fue el más mortífero de la historia. Los delegados que se reúnan este año en Perú para las conversaciones sobre el clima deberán hacer caso de esta advertencia: hoy en día la protección del medio ambiente es uno de los principales campos de batalla de los derechos humanos. Mientras los gobiernos discuten por el texto de nuevos acuerdos mundiales, a nivel local cada vez hay más personas por el mundo que ya están poniendo en peligro sus vidas para proteger el medio ambiente", declaró Andrew Simms, de Global Witness. 

Uno de los datos más aterradores uqe revela el informe es que de los 908 asesinatos registrados solo se han llevado a juiocio, condenado y encarcelado a seis asesino, menos del 1 por ciento del total que han cometido este tipo de crímenes. Los 902 restantes siguen impunes.

Este informe, además, llega en un año especial para los defensores ambientales ya que se conmemora el vigesimo quinto aniversario de la muerte de Chico Mendes, el mayor activista ambiental que ha tenido América Latina.  John Knox, Experto Independiente de la ONU sobre Derechos Humanos y Medio Ambiente, declaró: "Los derechos humanos solo tienen sentido si la gente puede ejercerlos. Los defensores de los derechos humanos en relación con el medio ambiente se dedican a garantizar que podamos vivir en un medio ambiente que nos permita disfrutar de nuestros derechos fundamentales, incluidos los derechos a la vida y la salud. La comunidad internacional debe esforzarse más para proteger a estas personas de la violencia y los abusos a los que se enfrentan por su trabajo".

Global Witness es una ONG de carácter internacional establecida en 1993. Se enfoca en la lucha contra la pobreza, la explotación de los recursos naturales, corrupción y abuso de los derechos humanos.

Este mapa muestra los países donde la situación es crítica para los mabientalistas y defensores de la tierra. Los países que están en rojo o vinotinto han tenido más de 125 asesinatos  de 2002 a 2014.  Los más peligroso son: Honduras con 109 muertes; Perú con 58; Colombia con 52; Brasil con 448 y Filipinas con 67.

Con información de EFE. 

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.