La estratificación social siempre ha sido un tema polémico. Aunque para algunos esta categorización puede tener utilidad en temas como el cobro de servicios públicos, otros la tildan como una forma de discriminación.

A pesar de los argumentos a favor y en contra, en el caso específico de los subsidios que entrega el gobierno colombiano, estos suelen tener en cuenta el estrato social en el que vive la persona para seleccionar a los beneficiados. Sin embargo, la investigación “Los límites de la estratificación, en busca de alternativas” publicada por la Universidad del Rosario, plantea que hay una manera más eficiente de focalizarlos.

Le puede interesar: Así se ve la pobreza a través de los juguetes de los niños en el mundo

El profesor Juan Miguel Gallego, de la Facultad de Economía de dicha universidad, quien participó en la investigación asegura que “los estratos sociales en el país deben desaparecer. El sistema aunque fue útil, se quedó corto: no permite focalizar adecuadamente los subsidios”. Gallego, quien recibió  recientemente el Premio Juan Luis Londoño de la Cuesta que reconoce a los economistas con aportes sociales en Colombia, añade que “lo ideal es tener una Declaración de Renta Universal, que permita establecer cuál población es pobre y debe recibir subsidios y cuál es rica para que contribuya al sistema”.

Según el investigador, los actuales estratos sociales son inflexibles a los choques positivos y negativos de las personas. Por ejemplo,  si una persona tiene una casa en un barrio considerado de estrato medio o alto pero por diversas razones le pega un choque de pobreza, la estratificación no tiene cómo demostrarle al sistema que la persona es pobre y no tiene cómo vivir. O en caso contrario, no identifica los aumentos en ingresos de personas que habitan en estratos bajos y quienes no necesitarían de subsidios.

Vea también: Un filtro de tres dólares para llevar agua a los más pobres

“Por eso creemos que la mejor forma es una focalización más flexible que permita recuperar la capacidad de pago. Esto permitiría que quienes tienen ingresos bajos reciban los distintos subsidios que ofrece el Estado. Hay personas que tienen altos ingresos y viven en estrato 3, para el caso de la capital, y se benefician de los subsidios. Ellos no están haciendo nada ilegal, porque el sistema lo permite. Esto es lo que se llama mala focalización de la estratificación, la cual da más subsidios de los que se necesitan” y añade que  “en Bogotá el 80% de hogares es subsidiado o no contribuye”.

En la investigación se plantea que para la asignación de los subsidios se puede utilizar la información de catastro, que está relacionada con la capacidad de pago de los hogares. Para el docente, en ciudades grandes, o al menos en las cuatro principales del país, la información catastral permitiría acercarse a la capacidad del pago de esas viviendas. Para el resto del país la información catastral requiere un proceso de actualización importante.

Asimismo, Gallego considera la alternativa de fortalecer el Sisbén, que debe ser el mecanismo de focalización de las personas que viven en pobreza, “proponemos que una forma más flexible es el nuevo sistema de focalización a través del Sisbén, plan que actualmente lidera el director del Departamento Nacional de Planeación”.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.