La Fundación Renovables, es un emprendimiento español relativamente joven. Surgió hace seis años de la necesidad que tenían un grupo de personas de distintos campos de acción: organizaciones, empresas, asociaciones empresariales y la academia; que compartía la necesidad de mostrar a la sociedad la urgencia de un cambio del modelo energético.

El punto de partida fue hacer ver que para la sociedad es más que bueno el cambio de modelo energético, pero que este no implica solo cambiar las tecnologías anticuadas y contaminantes por las renovables, sino construir una nueva cultura de la energía con el ahorro y la eficiencia como pilares básicos. Un uso racional de la energía.

La fundación compuesta por ingenieros, ecologistas, y personas de distintas vertientes políticas; se ubica como un ente neutral en las discusiones. Sin embargo tal como lo enfatiza Sergio de Otto, uno de los miembros de su junta directiva, “en esta organización nadie representa a una empresa o a un partido político, cada uno es un actor particular y eso nos da una independencia”.

Esto no quiere decir que la organización en sí no sea un actor político destacado, incluso su actual presidente es Domingo Jiménez Beltrán, el primer director de la Agencia Europea de Medioambiente. De esta manera, afincados en la gran trayectoria de sus miembros, la fundación interviene en el debate energético en España aportando mucha doctrina, entendida como documentos guía y hojas de ruta para actuar. Siempre teniendo en cuenta a la  energía como vector de cambio, “no solo criticamos sino que planteamos unos objetivos a tiempos establecidos. Tenemos un conocimiento y lo compartimos con la sociedad”, añade De Otto.

A pesar de no tener grandes medios han logrado convertirse en un referente para la sociedad española en dicho tema. Esto gracias a publicaciones que pueden ser anuales, semestrales o trimestrales en las que se aglutinan distintas visiones del tema, pero todas como el cambio energético como punto común. “El cambio energético es de sentido común, no de ideologías”, asegura otro de los miembros de la fundación.

Aunque pareciera que las reuniones por Skype no son la mejor opción para este tipo de organizaciones, en la Fundación Renovables en vez de minimizar sus aportes los ha fortalecido y han logrado que exista una unanimidad de conceptos, a la vez que les ha permitido dedicarse a sus proyectos de vida individuales. “No existe un único vocero por lo que en ocasiones puede hablar una persona a medios y otras veces lo hace una distinta, y en vez de generar distorsión hemos logrado que la Fundación no se personalice y que el nombre de esta sea lo más importante”, asegura De Otto.

Su éxito más reciente fue un documento presentado antes de las últimas elecciones en España, un informe que tuvo gran acogida en todos los partidos y que de paso influenció los contenidos programáticos de algunos partidos. “Siempre hemos tenido la sensación de ser muy reconocidos en el sector energético y algunas empresas nos tienen vetados”, asegura otro de sus miembros.

Su nueva apuesta es un espacio en el diario 20minutos, que cuenta con 15 millones de usuarios únicos, un espacio a través de que han podido entrar en contacto con un público que no conocía nada de la energía. Al inicio hablaban solo para el nicho pero ese ejercicio de escritura quincenal les ha permitido acercarse más a las personas que poco entienden del tema. “Nuestra intención es que haya una soberanía energética y una apropiación del concepto por todas las personas. Antes de medidas concretas planteamos unos valores” se puede leer en uno de sus textos.

Su principal meta es que la energía llegue a ser un derecho ya que en ninguna norma europea o en la declaración de los derechos humanos está consagrada de tal manera. Y es que más allá de ser un negocio de grandes compañías, la energía es un derecho de los ciudadanos tal como lo es el acceso al agua, la vivienda o el alimento.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.