Florencia Bianco, gerente de comunicaciones de Google para Latinoamérica, visitó hace pocos días Bogotá y Semana Sostenible habló con ella.

Cuando Larry Page y Sergey Brin crearon Google en 1995 no se imaginaron que 22 años después sería la compañía tecnológica más grande y prestigiosa del mundo con un valor cercano a los 229.000 millones de dólares. Sin embargo, de la mano del éxito viene también una gran responsabilidad, por lo que esta organización se interesó en combatir algunas problemáticas mundiales, razón por la que en 2005 creó Google.org como su brazo filantrópico.

Está filial también funciona como un motor de búsqueda que apoya a organizaciones no gubernamentales para enfrentar algunos de los retos más grandes del Siglo XXI como la los bajos índices de escolarización en países en vías de desarrollo, la pobreza extrema, problemas energéticos y medioambientales del planeta. Para esto ideó tres pilares fundamentales: oportunidad económica, educación e inclusión.

Le puede interesar: Invernaderos ecológicos, la apuesta de Google para su nueva sede

Precisamente fueron esos componentes la razón por la que Google.org llegó a Colombia en 2013 con iniciativas que fomentan la creación de emprendimientos y la capacitación de personas en zonas de vulnerabilidad. Así nació Una Ventana para Soñar, programa que buscó la participación de miles de personas en municipios de Colombia, donde la conexión a internet y la educación virtual son nulas, para que presentaran sus propuestas de emprendimientos o proyectos que ya estuvieran en marcha. Según Florencia Bianco, gerente de comunicaciones de Google para Latinoamérica, este proyecto “busca ser una ventana para que las personas puedan mostrarse y dar a conocer sus productos a gente interesada en comprarlos”.

Después de superar varios filtros fueron seleccionados 100 emprendimientos, a los que Google respalda de forma monetaria y con educación teórica y práctica a cargo de docentes de la Universidad EAFIT, quienes diseñaron y dictaron un diplomado que se enfatizó el uso creativo de las nuevas tecnologías de la información como herramienta básica para expandir los emprendimientos de los participantes y que estos accedan a nuevos mercados. La primera capacitación contó con 76 personas de Bogotá, Medellín y Montería.

Vea también: Google predice su futuro para generar conciencia

Para la realización de este tipo de programas en Colombia, Google.org cuenta con una red de apoyo conformada  por  la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Universidad EAFIT, Reconciliación Colombia, Colnodo y la Cámara de Comercio de Bogotá.

Uno de los casos más notables es el de Nelson Giraldo, una víctima de conflicto armado que quedó parapléjico después de que una granada lo impactó en la espalda. Luego de tres días en estado de coma despertó y evolucionó satisfactoriamente en contra del diagnóstico médico que le auguraba quedarse postrado en una cama el resto de su vida.

Luego de ese episodio Nelson llegó a Bogotá para abrir su propio negocio hace catorce años, así nació Artesanías Giraldo, una microempresa que fabrica artesanías en madera, amero de mazorca y fibra de palma chocoana. Aunque la historia no paró ahí, pues en la capital conoció a su compañera, también víctima del conflicto armado y en situación de discapacidad, actualmente ella es quien se encarga de la comercialización de los productos.

Para Bianco el emprendimiento de Nelson es muy importante y un ejemplo a seguir porque “contribuye a la reconstrucción del tejido social, a la generación de empleo para personas en situación de discapacidad afectadas por el conflicto armado colombiano, y al cuidado del medioambiente con la utilización de materiales reciclados”.

Le recomendamos: Google llevará la energía solar a su casa

Otro caso de éxito es el de Johanna Carranza, una mujer víctima del conflicto armado quien trabajó en un taller de servicios vendiendo e instalando accesorios de lujo para vehículos. Johanna montó su propio negocio al cual llamó ‘Sobre Ruedas: Lujos y accesorios para motos en Bogotá’, en el que aspira a brindar un servicio integral que incluya trabajos a domicilio.

Sin embargo, ‘Una Ventana para soñar’ no es el único programa que Google.org ha implementado en Colombia, Juventic es otro proyecto creado para aumentar las oportunidades educativas y laborales de jóvenes en Colombia, cuya fase presencial terminó a finales del 2016. Este programa se valió de un diplomado para fortalecer las competencias avanzadas en TIC de casi 1.300 jóvenes en situación de vulnerabilidad y afectados en el marco del conflicto armado.

Y es que Google se trazó como meta apoyar proyectos de innovación y tecnología que tengan el potencial de crecer exponencialmente, por eso dona 100 millones de dólares al año y aporta 250.000 horas de trabajo de sus voluntarios quienes contribuyen con su conocimiento a organizaciones sin ánimo de lucro.

Además el componente medio ambiental también está presente para la organización que en la actualidad tiene una huella de carbono cero y cuya meta para este año es funcionar 100% con energía renovable en todas sus operaciones.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.