De izquierda a derecha: el secretario de la conferencia sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III), Joan Clos; la Ministra de Transporte y Obras Públicas de Ecuador, Maria de los Angeles Duarte; y el presidente de Ecuador, Rafael Correa. En la ceremonia de cierre de Habitat III. (Foto: Juan CEVALLOS / AFP)
;
AFP

Ciudades con problemas de planificación, asentamientos informales y contaminación: la conferencia Hábitat III de la ONU culminó el jueves en Quito tras la aprobación de una agenda global con recomendaciones para mejorar la urbanización dentro de los próximos 20 años.

La Nueva Agenda Urbana promueve el "crecimiento planificado, la función social y ambiental de la tierra para lograr vivienda, entornos y hábitat adecuados", manifestó el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, al clausurar la reunión mundial.

“La urbanización es una transformación de nuestra sociedad y por lo tanto hay que tomársela con mucho rigor y mucha seriedad”, afirmó el español Joan Clos, secretario de la conferencia sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III).

El exalcalde de Barcelona añadió que “hay que percatarse que la urbanización se ha convertido en un tema estratégico de nuestra sociedad”.

En la apertura del evento, el lunes, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, alertó que la mayoría de los problemas de las urbes obedecen a políticas de planificación que se han visto rebasadas por asentamientos humanos que crecen sin control.

En América Latina, en la que un 80% de la población vive en áreas urbanas, la ciudades también se ven aquejadas por dificultades de movilidad, transporte público, contaminación, acceso a vivienda, pobreza e insuficiente infraestructura para dar servicios básicos a todos sus habitantes, que crecen por la inmigración desde el campo.

La urbanización “no ha ido bien”

“Lamentablemente la urbanización en los últimos 20 años no ha ido bien. Ha crecido la desigualdad”, alertó Clos.

Las grandes ciudades ocupan apenas un 2% del planeta, pero concentran alrededor de un 50% de la población mundial, según Ban.

“Propugnamos que se cambien los modelos de urbanización salvajes que privilegian varias cosas que son las responsables de los problemas globales como el cambio climático”, manifestó a la AFP Ricardo Buitrón, dirigente del movimiento denominado Resistencia Hábitat.

En la conferencia no se ha tratado “cómo las ciudades se están construyendo en función de intereses y de grupos que privilegian al automóvil como el eje del desarrollo urbano”, añadió mientras fuera de la sede de la cita decenas de activistas reclamaban ser “escuchados” y participar en la toma de decisiones comunitarias.

“Se sigue priorizando el uso del automóvil, lo que desencadena problemas ambientales, sociales y económicos”, declaró a la AFP el arquitecto Diego Hurtado, catedrático de la estatal Universidad Central de Quito.

El urbanista apuntó que las periferias están concentrando planes masivos de vivienda, lo que a su vez deriva en dificultades de movilidad.

No hay soluciones mágicas

“No puede ser que un grupo social o una estructura social se apodere y gobierne la urbanización de una forma absolutista porque entonces la cantidad de pobreza, de desorganización, de riesgos que se generan son inmensos”, expresó Clos.

Tras cuatro días de plenarias, la conferencia -a la que asistieron delegaciones de 167 países de la ONU y que se desarrolla cada 20 años- adoptó la Nueva Agenda Urbana para tratar de lograr ciudades incluyentes, sostenibles y resilientes.

El documento "promueve regulaciones que combaten y previenen la especulación de tierras, exhorta a actuar contra la plusvalía por especulación de bienes raíces", señaló Correa.

“La urbanización no es un tema de corto plazo, ni de soluciones mágicas, ni que se resuelve con cuatro medidas tecnocráticas. Requiere compromiso social, diálogo, negociación”, manifestó a su vez Clos.

Hurtado estimó por su parte que “el crecimiento debe ser a través de núcleos, centralidades que eviten que la gente tenga que moverse mucho dentro de la ciudad, junto con la democratización del espacio público y equidad en el acceso” a servicios básicos.

La agenda de Hábitat III fija lineamientos para que los gobiernos establezcan políticas nacionales urbanas, proyectos de diseño y planificación y de financiamiento, así como que revisen sistemáticamente la legislación urbanística.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.