| 2014/01/13

La jornada más grande de la historia de Techo Colombia

Un total de 53 casas fueron construidas por Techo Colombia, con el apoyo de Conexión Colombia, el 23 y 24 de noviembre de 2013. Hasta la fecha ha sido la jornada de construcción que ha movilizado más voluntarios en el país.

Voluntarios que hicieron parte de la jornada.
Voluntarios que hicieron parte de la jornada.

Antes del amanecer, más de 350 personas salieron de su casa rumbo a la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá. Algunos de ellos tuvieron que cambiar su habitual traje de paño o uniforme de colegio por camisetas, jeans y botas.

Ese sábado, 23 de noviembre, a las 8:30 a.m. llegaron a Ciudad Bolívar y les esperaba una jornada de construcción de casas de dos días. A los pocos minutos de bajarse del bus, con pala en mano, cavaron hoyos para colocar las bases de madera. Sebastián Ibáñez, estudiante de comunicación social y periodismo de la Universidad Externado y voluntario de la jornada, cuenta que “Lo más difícil fue la colocación de los pilotes o las bases que soportan la vivienda, ¡nos tomó un día entero!”

Ibáñez fue parte de un grupo de voluntarios conformado por una familia, un profesor y varios estudiantes del grado 12 del colegio Nueva Granada. Todos tenían la meta de construirle una casa a Giselle, una madre soltera tolimense que vive con su hija de 7 años y su padre, Don José, con más de 60 años, calcula Sebastián.

“Antes de la jornada de construcción, Giselle vivía en arriendo, en una casa enteramente hecha de lata y cartón, pero logró comprar un pequeño predio para la construcción de su vivienda propia” agrega el estudiante de periodismo de 21 años de edad.

Cavar y colocar las bases de la casa les costó trabajo porque se trataba de un terreno con muchas piedras que debían romperse. Además les tomó tiempo alinear bien las bases entre sí mismas. Afortunadamente contaron con la ayuda de varios vecinos de Giselle. Incluso una familia, que desde hace un año tiene una casa construida en una de estas jornadas, les brindó consejos durante el proceso de construcción.

Al día siguiente a las 8:30 de la mañana, pese al cansancio acumulado del sábado, empezaron el martilleo. Tanto hombres como mujeres cargaron pisos de madera y clavaron las puntillas. Después alzaron las paredes con sus respectivas puertas y ventanas, y vino más martilleo. No habían terminado: les faltaba alzar las vigas, lo que significaba: más martilleo. Por último, para tejar la casa, más martilleo.

Después de cortar la cinta en la puerta principal de la casa, Giselle lloró y entró a al que sería su nuevo hogar a partir de ese momento. “Lo más gratificante fue cuando terminamos. Ya eran las seis de la tarde del domingo y éramos de los últimos grupos en finalizar el proyecto de construcción, pero no queríamos irnos sin acabar la casa. Cuando pusimos la ultima teja sabíamos que todo el esfuerzo y la energía que habíamos puesto en la construcción valía la pena, ya que desde ese momento Giselle podía vivir en un lugar mejor,” agregó Ibáñez.

Junto con la casa de Giselle, otras 53 casas fueron construidas por 400 personas: 365 voluntarios y  el resto fueron voluntarios permanentes y personal de Techo Colombia, organización social que busca mejorar las condiciones de vida de los colombianos mediante diversos programas como la construcción de viviendas.

De acuerdo con TECHO Colombia, la jornada del 23 y 24 de noviembre es la más grande que se ha realizado en el país, dado que levantó la mayor cantidad de casas en una sola jornada, gracias a que las alianzas institucionales y el equipo de voluntarios han sido los más numerosas en la historia de la organización.

Conexión Colombia, ONG que estructura proyectos sociales y desarrolla programas de voluntariado corporativo, convocó y coordinó al equipo de voluntarios, incluyendo 48 familias, decenas de alumnos del colegio Nueva Granada, así como voluntarios de Conexión.

¿Y ahora qué sigue? Después de la construcción de las casas, las familias siguen trabajando con Techo para conseguir  soluciones definitivas que permitan salir de la pobreza. Estas soluciones son, entre otras, regularización de la propiedad, incorporación de servicios públicos, infraestructura comunitaria y desarrollo local a partir de redes de apoyo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.