;
DW

En 1961, Venezuela se convirtió en el primer país del mundo en erradicar la malaria en sus zonas más pobladas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ahora, 55 años después, los casos de paludismo -como también se conoce a la enfermedad- han aumentado peligrosamente en muchas regiones del estado bolivariano.

La Red Defendamos la Epidemiología Nacional anunció recientemente que en las primeras 29 semanas del 2016 se registraron 125.158 casos de malaria en el país, lo que representa un aumento de 72,3 por ciento con respecto al mismo período del año anterior. El organismo informó, además, que la cifra supera ampliamente la acumulada durante todo el año 2014 y en pocas semanas todo lo acumulado en 2015.