La administradora del Programa de la ONU para el Desarrollo, Helen Clark. Foto: ONU/PNUD
;
AFP

Las mujeres conquistan uno a uno los bastiones masculinos y pronto llegará el día en el que la ONU tenga una mujer al frente, afirmó Helen Clark, directora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la mayor agencia onusiana.

Clark, la mujer que ocupa el puesto de mayor jerarquía en la ONU, en el tercer rango, no ha decidido aún si será candidata a suceder al secretario general, Ban Ki-moon, cuyo mandato finaliza en 10 meses. (Vea: Insurgentas, las mujeres en el conflicto armado)

"Todo país, toda gran institución como la ONU debe prever que algún día será dirigida por una mujer", luego de ocho secretarios generales masculinos del organismo en 70 años, afirmó en una entrevista concedida a la AFP la exprimera ministra de Nueva Zelanda (1999-2008).

"Pero todavía son escasas en el mundo, y le llegará el turno a la ONU, es seguro", pronosticó.

Según Helen Clark, citada con frecuencia como una potencial candidata al puesto, una mujer secretaria general "marcaría una diferencia", aunque "ello dependerá mucho de su personalidad y de su estilo de dirección".

Estudios "muestran que las mujeres escuchan más, consultan más", destacó. "No es que sean menos aptas para decidir, pero están más dispuestas a tomar en consideración una amplia gama de opiniones".

Entre las mujeres en carrera para ocupar el cargo figura la directora de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la búlgara Irina Bokova, que daría el puesto a Europa oriental, única región del mundo que nunca lo ocupó.

Fondos de la ONU agotados por las crisis

Ya se han presentado oficialmente seis candidatos a la jefatura de Naciones Unidas, entre ellos tres mujeres, pero se esperan otras candidaturas antes del comienzo de las audiencias de la Asamblea General en abril. (Vea: Los mejores y peores países para ser mamá)

El cambio climático puede "anular" en las próximas décadas los avances logrados en la lucha contra la pobreza, advirtió Clark.

El desafío es ayudar a los países vulnerables "a fortalecerse" para afrontar los fenómenos climáticos extremos provocados por el recalentamiento del planeta, explicó.

Pero las necesidades humanitarias crecientes -luego de los conflictos en Siria, Yemen y Sudan del Sur, y de la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra mundial- compiten con las necesidades del desarrollo.

"Los países que no se hundieron en conflictos graves, temen que lo que quede para el desarrollo luego de financiarse las respuestas a las crisis mayores", agregó la directora del PNUD.

La ayuda para el desarrollo otorgada por los principales donantes mundiales ascendió a 135.200 millones de dólares en 2014, pero algunos de esos fondos se agotaron luego de la asistencia a los refugiados en Europa o por medidas de austeridad presupuestaria.

Clark presidirá el miércoles una reunión ministerial que incluirá a 80 países para evaluar la estrategia de la ONU para favorecer el desarrollo, luego de que el organismo se fijara en setiembre pasado objetivos muy ambiciosos para el horizonte 2030, que incluyen la erradicación de la pobreza extrema en el mundo.

Se trata de la primera reunión a ese nivel sobre el tema en 15 años.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.