Ana Cecilia Niño quería vivir para presenciar este momento. Tras una larga lucha contra el asbesto, una sustancia a la que estuvo expuesta durante 17 años y que le causó cáncer en los pulmones, la Comisión Séptima del Senado aprobó en primer debate la prohibición del uso de este material en Colombia.

Pero Ana Cecilia murió en enero pasado sin poder ser testigo de la primera victoria en una disputa que en siete ocasiones fue archivada o rechazada en ese mismo recinto. Sin embargo, su aporte fue fundamental para lograr este avance. De hecho, ella se convirtió en una de las víctimas simbólicas de este material que se usa en las industrias automotriz y de la construcción y que ha dejado miles de muertos y enfermos en el país: la ley contra el asbesto lleva su nombre en homenaje a ese sacrificio que se convirtió en lucha denodada.

La historia de Ana Cecilia, pero también la movilización popular que recogió 150.000 firmas para presionar al Ministerio del Interior para que liderara la prohibición del asbesto en el Congreso, lograron este primer avance. "Celebro que después de tantos intentos fallidos, los senadores hayan escuchado el clamor de decenas de miles de ciudadanos que se ha pronunciado en las redes sociales y plataformas digitales reclamando la prohibición de esta sustancia cancerígena", dijo el viceministro del Interior, Luis Ernesto Gómez al final del debate.

Le puede interesar: Asbesto: una sustancia mortal más cercana de lo que se cree

No obstante, todavía queda un largo camino por recorrer para que la Ley Ana Cecilia Niño se convierta en realidad. "Es un paso importante, pero no definitivo. Por eso es que desde Greenpeace, junto a miles de colombianos y otras organizaciones médicas y científicas, seguiremos batallando para que Colombia se libere de manera definitiva del asbesto", afirmó Silvia Gómez, la coordinadora de esta ONG ambientalista que ha promovido una fuerte campaña con este objetivo.

Aunque desde el gobierno parece haber consenso respecto a la importancia de esta iniciativa, pues cuenta con el apoyo del Ministerio de Ambiente y de Salud, entre otros, el proyecto deberá superar otro debate en la Plenaria del Senado y luego hacer el recorrido correspondiente por la Cámara de Representantes. Lo cual significa que habrá que esperar a la otra legislatura para conocer el desenlace de esta historia. De lograr su aprobación, las empresas que utilizan el asbesto como insumo tendrán un plazo de cinco años para remplazarlo en sus procesos productivos.

En video: Un día en la vida de Ana Cecilia Niño, la mujer que se convirtió en la víctima más visible de este material en Colombia

El temible asbesto

El asbesto es un conjunto de minerales fibrosos. Sus fibras tienen la capacidad de ser flexibles y al mismo tiempo durables, lo cual es ideal para la construcción. En Colombia se usa principalmente para la fabricación de tejas, aunque históricamente se ha usado para todo tipo de productos. Se puede encontrar asbesto en pinturas, envases, textiles, partes automotrices e incluso en algunos alimentos.

Se estima que un 80% de las víctimas de mesotelioma –un agresivo cáncer en la pleura (membrana que cubre los pulmones)– estuvieron expuestas al asbesto. De igual manera, un tipo de fibrosis quística es denominada asbestosis, pues la causa es este agente químico. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lo han categorizado como un “elemento carcinogénico altamente peligroso para la salud”. La OMS alerta que 125 millones de personas están expuestas al peligroso material.

Le recomendamos: Los oscuros peligros del asbesto

La Unión Europea prohibió por completo la comercialización y uso del asbesto en 2005, lo cual ha sido la norma para los países desarrollados. Francia y Alemania destinan mil millones de euros anuales para indemnizar a víctimas de la exposición al asbesto. Se estima que tan solo en el Reino Unido, 200.000 personas morirán en la próxima década por esta misma razón.

En Estados Unidos hay regulaciones estrictas para el manejo del asbesto. Los trabajadores que se arriesgan a trabajar en la industria son mejor pagos, con un sueldo de entre 35 y 55 dólares la hora (3 a 5 veces el salario mínimo de ese país). Muchas empresas de la industria del asbesto han quebrado por la enorme cantidad de demandas por responsabilidad que han recibido de parte de víctimas. En total, 56 países tienen prohibido el uso de asbesto.

Actualmente este material está prohibido en más de 55 países. Y 30 de los 33 que hacen parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), el selecto grupo al que Colombia quiere pertenecer, no permiten la presencia de esta sustancia. En Suramérica, Chile, Argentina y Ecuador han restringido o prohibido su uso.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.