Literalmente, es la heredera del Capitán Planeta. Su padre Ted Turner –filántropo  y fundador de CNN– creó el personaje animado que, a principios de los años noventa, inspiró a toda una generación a defender la naturaleza. Cuando el programa salió al aire, Laura Turner Seydel comenzaba  su camino como defensora de las causas ambientales en Estados Unidos. Hoy, además de presidir la Fundación Capitán Planeta que apoya diferentes proyectos de educación ambiental en el mundo,  también dirige el Environmental Working Group, organización que vela por reducir la cantidad de químicos en el aire, los alimentos, el agua y los productos de consumo. Su meta es asegurar un futuro sano para las próximas generaciones. Turner visitó recientemente Colombia y discutió sobre estos temas con Semana Sostenible.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Cómo ve la participación femenina en iniciativas en pro del medioambiente?

LAURA TURNER: Es importante que las mujeres ocupen cargos clave en instituciones de este tipo. Greenpeace es liderada por una mujer y el Natural Resources Defense Council también. Mujeres como Christiana Figueres, secretaria ejecutiva para la Convención Marco sobre Cambio Climático desde 2010, son un ejemplo de  líderes femeninas determinantes para alcanzar metas tan ambiciosas como los acuerdos firmados en la pasada COP21.

S.S.: ¿Por qué es importante que las mujeres tomen parte activa en estas discusiones?

L.T.: Las mujeres en posiciones de poder, sea en empresas o en el gobierno, tienden a tomar mejores decisiones respecto a políticas y leyes medioambientales. Creo que como dadoras de vida estamos más conectadas a la madre tierra y pensamos en el futuro de las próximas generaciones de forma más holística. También es bueno contar con la voz del hombre porque así traemos distintas fortalezas a la ecuación.

S.S.: ¿Cree que las personas perciben los temas ambientales como poco importantes?

L.T.: Desde las organizaciones que lidero trato de educar a las personas y animarlas a ser más activas en los problemas medioambientales. En Estados Unidos, solo el 3 por ciento de los dólares de origen filantrópico van a causas ecológicas. De ahí que a gran parte de la población esto le parezca de poca importancia, a pesar de que la naturaleza es la que soporta y sustenta nuestras vidas. En la medida en que podamos hacer este tema más relevante, al nivel de la salud o la economía, más personas se interesarán. La idea es llegar a la construcción de un ejército verde.

S.S.: ¿Piensa que el acuerdo de la COP21 es realizable?

L.T.: Si tenemos las inversiones necesarias sí. Debemos financiar la brecha en la producción de energía a través de fuentes renovables, el reto está en que los conglomerados, fondos de pensiones o compañías de seguros, que manejan cantidades de dinero cercanas a los 100 billones de dólares, deben dejar de invertir en combustibles fósiles o empresas similares. Así mismo, es importante alentar un cambio en dicha industria. Mientras Chevron y Exxon en Estados Unidos siguen invirtiendo 100 por ciento en este tipo de combustibles, en Europa y el Reino Unido empresas similares han diversificado sus portafolios y se están moviendo en la dirección correcta.

También sería bueno si dejáramos de invertir tanto dinero en lo militar, por ejemplo, Estados Unidos gasta 100 millones de dólares por día para mantener cabezas nucleares apuntando a Rusia. Piensa en lo que podríamos hacer con esos fondos que mantienen una posible guerra que podría destruir la tierra muchas veces.

S.S.: Por muchos años usted ha trabajado en informar sobre los efectos en la salud humana de los agentes químicos en el aire, el agua y la comida. ¿Qué motiva su lucha?

L.T.: Es una cuestión moral.  Está mal poner las  ganancias económicas por encima de los seres humanos. Las corporaciones tendrán un papel clave en las soluciones porque los gobiernos las escuchan más que a sus habitantes. Bill Gates invierte ampliamente en Monsanto y en cómo sembrar comida rápidamente, algo con lo que yo no estoy de acuerdo. Estos químicos como el glifosato, que es cancerígeno están matando el suelo y envenenando a quienes consumen los alimentos cultivados.

S.S.: ¿Cuál es el principal reto ambiental que los humanos enfrentarán en los próximos años?

L.T.: El Cambio climático. Esta es una situación que tenemos que reversar ya porque  pone en riesgo a la humanidad entera. Todo lo que se pueda hacer se debe hacer ahora. Las pequeñas acciones son un gran avance, pero necesitamos involucrar más a las empresas y gobiernos. Esto va muy ligado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), ya que estos son un plan de negocio para el mundo, algo que antes no se había hecho. Es tener un desarrollo inteligente sin arruinar nuestro entorno.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.