200 habitantes de calle se han beneficiado de la idea de la Sachetera. El frío, uno de sus verdugos, ahora es más fácil de pasar.

La Sachetera, una idea de Goga Dodero, está transformando los envoltorios de los productos lácteos en una opción para mitigar las condiciones de vida de los habitantes de la calle.

Los sachets de leche (como se conoce en Argentina y otros países de América Latina a la bolsa de plástico en la que vienen los productos de la canasta familiar  a un precio más económico), se han convertido en la materia prima para confeccionar bolsas para dormir para los habitantes de calle.

La idea surgió cuando Goga Dodero, quien acampaba una noche de lluvia con sus dos hijos y su marido, se percató de que si para ellos era muy duro afrontar el frío, la situación de quienes vivían en la calle debía ser terrible. Así, aprovechando los sachets que había estado guardando en su casa, pensó en confeccionar bolsas de dormir aislantes.

En 2012 y gracias a la ayuda de sus amigas y el voz a voz, decenas de voluntarios se han ido sumando a su proyecto que arrancó en 2012. Actualmente, han ayudado a cerca de 200 personas, cuando se estima que en Buenos Aires hay 16.000 personas que habitan en la calles.

Sin embargo, para Dodero la meta es conseguir que más personas aprendan a fabricarlas y así ayudar en sus comunidades. Por este motivo, grabaron un video en el que enseñan cómo se hacen las bolsas de dormir.

El éxito de esta iniciativa ha logrado no sólo regalar estas bolsas para dormir, sino empezar la fabricación de bolsas para el mercado y otro tipo de utensilios, sólo con empaques de leche.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.